AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Gaviotas, pingüinos y palomas portan bacterias resistentes a medicamentos
"Las bacterias se encontraron en una de cada dos gaviotas, pero también se detectaron en uno de cada diez pingüinos y palomas".

Gaviotas, pingüinos y palomas portan bacterias resistentes a medicamentos

Una nueva investigación ha revelado que más poblaciones de aves, incluidos pingüinos y palomas, que viven muy cerca del entorno urbano, son portadoras de bacterias resistentes a los medicamentos que pueden causar infecciones graves en los seres humanos
|

El equipo de la Universidad de Murdoch ha encontrado en el estudio que una de cada dos gaviotas porta Escherichia coli (E. coli), frente a dos de cada diez cuando se llevó a cabo la investigación inicial sobre el tema, y lo están transmitiendo a las otras especies de aves.


Dirigidos por el investigador antimicrobiano de la Universidad de Murdoch, Sam Abraham, los investigadores encontraron marcadores genéticos que vinculaban las bacterias resistentes que se encuentran en las aves con las que se encuentran en los humanos.


“Es importante destacar que existe el riesgo de que las aves puedan transferir el patógeno a los seres humanos o al ganado o animales domésticos a través de la contaminación ambiental. No sabemos específicamente cómo las aves están recogiendo la bacteria, pero sospechamos que podría ser de los vertederos donde las gaviotas se alimentan habitualmente y, en particular, de los pañales, compresas para la incontinencia y otros desechos en estos sitios”, indica Abraham.


“Luego, las gaviotas propagan el patógeno a otras especies de aves, por lo que sospechamos que los pingüinos y las palomas también son portadoras, dado que tienen estilos de vida diferentes y no se alimentan de desechos como lo hacen las gaviotas”, añade el experto.


El investigador explica que las bacterias transportadas por las aves causan infecciones graves en los humanos, como infecciones del tracto urinario y sepsis, y su presencia en la vida silvestre también reducirá aún más el tiempo que los antibióticos críticos serán efectivos.


La investigación se llevó a cabo en aves ubicadas en Penguin Island (Australia), un popular destino turístico metropolitano.


“Esto sugiere que es probable que las aves carroñeras, como las gaviotas, recojan la bacteria de los humanos y luego la transfieran a otras especies de aves en las colonias de reproducción o los puntos de agua”.


Por su parte, Nick Dunlop, coordinador de ciencia ciudadana del Consejo de Conservación, señala que la investigación encontró que los charranes, también evaluados como parte de la investigación, no portaban la bacteria.


“Estas aves marinas se alimentan de fuentes naturales de alimentos en el mar y lejos de la actividad humana, lo que sugiere que las bacterias se transmiten a través del agua contaminada y los alimentos recolectados, lo que agrega más peso a la hipótesis de que la contaminación a través de fuentes humanas es el factor iniciador de lo que hemos visto”, apunta Dunlop.

Archivo

*}