Concepción Gamarra Ruiz-Clavijo, portavoz del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados.

Reclaman mayor control de especies exóticas invasoras en Baleares y Canarias

​El Grupo Popular insta al Gobierno a llevar a cabo los compromisos adquiridos en materia de bioseguridad ante la propagación de serpientes invasoras en las islas y promover la coordinación de autoridades, inspectores veterinarios y fitosanitarios
|

La experiencia acumulada en comunidades autónomas como las Islas Baleares y las Islas Canarias, donde en relativamente poco tiempo han comenzado a proliferar exponencialmente especies exóticas invasoras, ha obligado a redactar una estrategia conjunta entre los gobiernos estatales y regionales a fin de gestionar y controlar las especies de ofidios que tienen un efecto negativo similar en ambos territorios insulares. Esta estrategia establece acciones comunes para la gestión, el control y la posible erradicación de los ofidios en islas.


Hace ya más de dos años el Ministerio para la Transición Ecológica (MITECO) juntamente con comunidades autónomas (CCAA) y las ciudades de Ceuta y Melilla elaboraron un documento sobre estrategia de gestión, control y posible erradicación de ofidios invasores en islas. En este documento se establece expresamente la necesidad de desarrollar en las islas programas específicos de gestión, control y posible erradicación donde han sido detectadas especies exóticas invasoras o se han evidenciado su naturalización, todo ello a fin de paliar los efectos negativos sobre los hábitats naturales y sobre las especies autóctonas y evitar su expansión en otras islas.


Un ejemplo es la llegada de serpientes a las Pitiusas que ha puesto en evidente y serio riesgo la vida de una especie endémica como la lagartija de las Pitiusas, científicamente conocida con el nombre de Podarcis Pityusensis, especie a la que se está desplazando por la llegada de ofidios a las islas. En las Islas Canarias se reproduce la misma situación. En la isla de Gran Canaria la población de lagartos Gallotia stehlini, especie autóctona del Archipiélago de la que se alimentan las serpientes, ha pasado de 400 unidades por hectárea a menos de 40. Según los expertos el lagarto de Gran Canaria, una especie endémica que ocupa un nicho ecológico fundamental en la biodiversidad de la isla, puede estar en peligro de extinción.


IMPORTACIÓN DE OLIVOS


Según se desprende del documento, todo apunta a que la vía de entrada de especies invasoras en Canarias y Baleares responden a un mismo patrón: la introducción involuntaria asociada a la importación de olivos y/u otras especies ornamentales de gran porte desde la Península Ibérica.


Las invasiones biológicas están entre las principales causas de pérdida de biodiversidad. No obstante, si además se producen en ecosistemas extremadamente sensibles como son las islas, las consecuencias pueden ser irreversibles.


Ante esta situación el Gobierno de las Islas Baleares ha sido el primero en denunciar la total ausencia de implicación del Gobierno del Estado. El consejero de Medio Ambiente y Territorio ha exigido al Ministerio de Transición Ecológica cumpla con los compromisos adquiridos en materia de bioseguridad ante la propagación de serpientes invasoras y ha recordado que la estrategia establecía inspecciones en puertos y aeropuertos, además de cuarentenas y protocolos de importación y exportación, acciones que ninguna de ellas se ha puesto en práctica a pesar de haber transcurrido dos años desde la aprobación del documento estratégico para la erradicación de especies invasoras.


Por ello, el Grupo Parlamentario Popular ha presentado en el Congreso de los Diputados una Proposición no de Ley para la protección de la biodiversidad en territorios insulares mediante la gestión, control y posible erradicación de ofidios invasores, para su debate en Comisión de Transición Ecológica y Reto Demográfico.


Desde el Grupo Parlamentario instan al Gobierno a desarrollar las medidas de gestión, control y posible erradicación de las especies de ofidios ya naturalizadas en las islas; redactar, aprobar y publicar normativas de bioseguridad en el comercio de ofidios y de sus vías de introducción accidental o provocada; promover la coordinación con las autoridades competentes tanto en origen como en destino, inspectores veterinarios y fitosanitarios, para establecer un sistema de control y buenas prácticas en el trasporte de olivos u otras especies vegetales de gran porte que puedan ser vector de entrada de ofidios en territorios insulares; y ejecutar un plan urgente de recuperación y protección de las especies endémicas en riesgo de extinción por la aparición de especies invasoras en los archipiélagos, en concreto la lagartija conocida como Podarcis Pityusensis propia de las islas de Ibiza y Formentera o el lagarto Gallotia stehlini propio de la isla de Gran Canaria, entre otras medidas.

Archivo