El wakame es un alga comestible.

Riesgo de exposición a cadmio por el consumo de algas

​Este metal pesado es carcinógeno, mutágeno y tóxico para la reproducción, y la exposición prolongada puede causar daños renales y óseos en las personas
|

La Agencia Francesa de Seguridad y Salud Alimentaria, Ambiental y Ocupacional (ANSES) ha emitido una opinión científica en la que ha evaluado la presencia de cadmio en algas comestibles y ha recomendado limitar su consumo, así como advierte sobre la necesidad de establecer concentraciones máximas de cadmio más bajas en las algas marinas comestibles.


PRESENCIA DE CADMIO


Debido a que las algas marinas tienen un alto contenido de polisacáridos, tienden a acumular oligoelementos metálicos como cadmio, plomo o arsénico. El cadmio es un contaminante que está muy extendido en el medio ambiente en su estado natural y como resultado de la actividad humana, en particular la agricultura y la industria. Este metal pesado es carcinógeno, mutágeno y tóxico para la reproducción, y la exposición prolongada puede causar daños renales y óseos en las personas, particularmente por exposición oral a través de alimentos y agua potable.


ANSES ha analizado la presencia de cadmio en las algas comestibles, encontrando que el 26% de las 250 muestras de algas sin procesar tenían concentraciones de cadmio que excedían el valor máximo de 0,5 mg / kg de peso seco recomendado por el Consejo Superior de Salud Pública de Francia (CSHPF).


La contaminación por cadmio es mayor en las algas marrones (como el wakame, que a menudo se come en ensaladas) y las macroalgas rojas (como el nori, que se usa secas en forma de hoja o como ingrediente en makis).


Aunque el consumo de algas es tradicional en muchos países asiáticos, su consumo está aumentando en Europa, impulsado por la popularidad de ciertos platos asiáticos. Son consumidas tanto como verdura fresca o procesada (secas, saladas, embotelladas, etc.), como en especies de algas también utilizadas como complementos alimenticios.


RECOMENDACIONES


Ante estos resultados, ANSES recomienda:


Establecer las concentraciones máximas de cadmio más bajas posibles en las algas marinas comestibles, dado que parte de la población está expuesta a cadmio por encima del nivel de ingesta tolerable a través de su dieta normal.


Teniendo en cuenta la ingesta total de cadmio de una dieta normal, ANSES propone un nivel máximo de cadmio de 0,35 miligramos por kilogramo de materia seca en las algas comestibles. Este nivel garantizaría que la ingesta diaria tolerable de cadmio no se supere en el 95% de los casos. Dado que las algas marinas contribuyen de manera importante a la exposición dietética al cadmio entre los consumidores de este alimento, tal nivel reduciría la contribución de las algas a la ingesta diaria tolerable de cadmio al 11,5%, en comparación con el 19% observado actualmente.


Por último, la valoración de los expertos subrayó el riesgo de una mayor sobreexposición a otros metales pesados al combinar el consumo de algas con el de otros alimentos, por ejemplo, en el caso del arsénico inorgánico cuando el alga hijiki (Hizikia fusiforme) se consume con arroz.

Archivo