Luis Enrique Martín Otero, coronel veterinario y coordinador de la Red de Laboratorios de Alerta Biológica (RE-LAB) en VISAVET – UCM.

“El veterinario tiene la formación sanitaria en los 5 campos donde la amenaza biológica puede afectar”

Luis Enrique Martín, coronel veterinario y coordinador de la Red de Laboratorios de Alertas Biológicas (RE-LAB) en el Centro VISAVET-UCM, destaca la necesidad de contar con veterinarios y apostar por la investigación para prevenir futuras pandemias
|

Hace unas semanas, la Organización Bamberg Summits organizó una charla titulada “El impacto de las epidemias y las enfermedades infecciosas en nuestro sistema sanitario”. En ella, diferentes profesionales y expertos conversaron sobre las diferentes pandemias y virus que han generado situaciones como la actual del coronavirus COVID-19, así como las medidas preventivas y de Salud Pública y la gestión epidemiológica que se está llevando a cabo. También se trataron temas como la resistencia a los antibióticos, el desarrollo de la inmunología y el sistema inmunitario, la guerra biológica y el bioterrorismo. Todo ello bajo un contexto de globalización y fuertes migraciones.


Entre todos los participantes, expertos en sanidad y materias de Salud Pública, solo hubo un veterinario. Luis Enrique Martín Otero, coronel veterinario y coordinador de la Red de Laboratorios de Alertas Biológicas (RE-LAB) en el Centro de Vigilancia de Sanidad Veterinaria (VISAVET-UCM), a quién hemos entrevistado en Diario Veterinario.


Luis Enrique Martín Otero lleva más de 20 años trabajando en el área del bioterrorismo: “El veterinario tiene la mayor formación sanitaria en los cinco campos donde la amenaza biológica puede afectar: Salud Pública, Sanidad animal, Medio Ambiente, Agroterrorismo y Alimentación”. Desde su experiencia en este campo, fue director técnico, a nivel nacional, en la crisis del 11 de septiembre de 2001 en la amenaza del Ántrax, hace un llamamiento a las autoridades para que se forme más sobre estas amenazas en los estudios de Veterinaria, “ya que son campos nuevos donde los futuros veterinarios podrían jugar un papel fundamental”.


Para Martín Otero, “el veterinario es el sanitario que más experiencia tiene en las áreas de epidemias y pandemias, no solamente de carácter animal sino también de carácter alimentario, ya que hemos resuelto y controlado muchas de las que han ocurrido en nuestro país y también a nivel internacional”.


Ante la gestión de la crisis de la Covid-19, muchos veterinarios han demandado la necesidad de incluir en los órganos de gestión la figura del veterinario y, como consecuencia, que se adoptara un enfoque One Health. Un pensamiento que también apoya el coronel veterinario, “el no incluirlos es un gran error”. En este sentido, añade que “nuestro sistema sanitario no estaba preparado para este tipo de amenazas biológicas, sobre todo a nivel de coordinación, logístico y de información. Sí tenemos buenos profesionales, pero debido a las deficiencias comentadas anteriormente hemos fracasado”.


CÓMO PREVENIR FUTURAS CRISIS


Como medidas preventivas y de Salud Púbica de cara a situaciones futuras como la crisis que se está viviendo, el experto destaca la necesidad de apostar por más investigación. “Siempre he luchado por transmitir que financiar la investigación no es un gasto, sino una inversión”. Recuerda que él ha incidido en esta idea desde que terminó de gestionar la crisis del Ántrax el 11 de septiembre de 2011, pero apenas se le ha escuchado, por lo que las consecuencias son las que estamos viviendo, explica.


“La inversión, la coordinación entre las distintas especialidades sanitarias (médicos, veterinarios, farmacéuticos, biólogos, etc.), una buena información y tener un buen apoyo logístico, son para mí los factores más importantes para que en un futuro podamos hacer frente a las próximas pandemias que vendrán. No tenemos que hacernos la pregunta de si va a haber otra pandemia sino cuando va a ser”, subraya.


Asimismo, aclara que debido a nuestro sistema y forma de vida es poco probable que se puedan evitar. “Si fuéramos coherentes, después de la experiencia que estamos teniendo del coronavirus, tendríamos que no volver a cometer los mismos errores para minimizar las consecuencias”.


BIOTERRORISMO


Por otro lado, el coordinador de RE-LAB habló sobre el bioterrorismo y el impacto en el sistema sanitario. En este sentido, expone que, “a veces, las amenazas biológicas van ligadas a la geoestrategia de los países que, para conseguir sus fines, todo puede valer, y la utilización del bioterrorismo es una herramienta para conseguir esos fines. Si esto ocurriera, la situación sería muy similar a la que estamos sufriendo en la actualidad”. Por ello, el experto considera que el SARS CoV 2 no se puede categorizar de arma biológica hoy en día, “aunque cumpla con todas las características para serlo, pero no podemos descartar nada hasta que no sepa cuál ha sido el origen de la pandemia”.


Por último, Luis Enrique Martín Otero resalta la importancia de la globalización y de las migraciones en el sistema sanitario, ya que el hecho de que los seres humanos, animales y alimentos se muevan libremente por el mundo genera un gran impacto. Según comenta, en muchas ocasiones se sufren condiciones higiénico-sanitarias muy precarias debidas a diferentes factores como consecuencia a los desplazamientos, de manera que se generan contagios de enfermedades endémicas de las zonas de donde se proviene, y de ahí su expansión. “Respecto al movimiento de globalización, el ser humano, por el ansia de descubrir nuevos mundos y realizar nuevas aventuras, nos introducimos en hábitats que no nos corresponden y creamos contactos con posibles patógenos que pueden dar el salto de especies. Esto es un gran error que deberíamos modificar”, concluye.

Archivo