“Los perros pueden ser infectados por el SARS-CoV-2, pero probablemente no transmitan activamente la enfermedad”.

COVID-19: Un estudio muestra una circulación significativa del virus en mascotas con dueño infectado

​El estudio realizado en Francia revela una alta prevalencia de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en mascotas de hogares con COVID-19​
|

Un estudio francés, disponible en preprint, tuvo como objetivo buscar la confirmación de una infección por COVID-19 en una población de mascotas (perros y gatos). Fue realizado conjuntamente por médicos, veterinarios y virólogos franceses del Instituto de Investigación para el Desarrollo, el Hospital Universitario Regional (CHRU) de Besançon, la Universidad de Lyon y el Centro Internacional de Investigación en infectología.


Se han analizado dos grupos de perros y gatos. Un primer grupo de 13 perros y 34 gatos se conocía que los dueños estaban infectados con COVID-19, y el segundo grupo de animales (22 perros y 16 gatos) se desconocía la situación de los propietarios con respecto al SARS-CoV-2.


Los resultados mostraron una alta prevalencia de anticuerpos específicos contra SARS-CoV-2 en perros y gatos de propietarios infectados con el virus (la seroprevalencia varía entre el 21% (8/34 gatos y 2/13 perros) y el 53% (20/34 gatos y 5/13 perros) según el criterio de positividad elegido), mientras que solo un gato del segundo grupo fue positivo.


"Estos valores son mucho más altos que los previamente considerados o publicados en China, Hong Kong e Italia. Además, no se pudo demostrar ninguna diferencia significativa entre gatos y perros", indican los autores.


SARS-COV-2 EN LAS MASCOTAS DE ESPAÑA


Este estudio va en la línea con el recientemente publicado por la Unidad de Investigación Biomédica de UAX junto a la Facultad de Veterinaria, sobre la incidencia de una posible infección de SARS-CoV-2 entre la especie canina de España.


Se estudiaron 20 perros sanos que convivían con dueños que habían pasado la COVID-19, y 17 perros que presentaban patologías pulmonares. Con este análisis, pudieron detectar anticuerpos específicos anti-SARS-CoV-2 (IgG), demostrando que un 16 por ciento de los perros presentaban inmunidad frente al nuevo virus. Estos datos indican “que algunos perros han desarrollado una respuesta inmune tras haberse expuesto al SARS-CoV-2”, indica la doctora Perisé, una de las investigadoras principales del estudio.


Las principales conclusiones del estudio podrían resumirse en que “los perros pueden ser infectados por el SARS-CoV-2, pero probablemente no transmitan activamente la enfermedad”, sostienen las doctoras Judith Perisé y Alicia Barbero. De corroborarse estos resultados supondría un gran avance en el estudio de la epidemiología de la COVID-19, pudiendo descartar que los perros tengan un papel relevante en la propagación del virus a sus propietarios.

Archivo