Evitar fobias en las mascotas previniendo el trauma de los fuegos artificiales

Los veterinarios instan a los propietarios a tomar medidas ahora para minimizar el trauma de los fuegos artificiales en las mascotas ​​durante las fiestas que están por venir
|

“Instamos a los dueños de mascotas y ganaderos que están preocupados por el bienestar de sus animales a que tomen medidas ahora para evitar posibles lesiones y angustias durante las fechas tradicionales de fuegos artificiales”, apuntan desde la Asociación Británica de Veterinaria (BVA, por sus siglas en inglés).


Muchos animales tienen una audición más aguda que los humanos, por lo que los fuertes golpes y silbidos pueden causar angustia y miedo significativos y conducir al desarrollo de respuestas de fobia.


Los veterinarios ven de primera mano el impacto de la angustia relacionada con los fuegos artificiales en las mascotas, el ganado y los caballos en esta época del año. En una encuesta realizada por BVA en 2018, alrededor de uno de cada 14 veterinarios informó haber visto animales con lesiones relacionadas con fuegos artificiales durante el año anterior, y los veterinarios equinos tienen una probabilidad significativamente mayor de informar tales casos (19%). Con diferencia, los casos más comúnmente reportados fueron las autolesiones causadas por la ansiedad relacionada con los fuegos artificiales, como fracturas en caballos que habían salido disparados de sus prados o lesiones en los dientes de los perros por masticar muebles.


El impacto negativo no se limita a los niveles de ruido. Los restos de fuegos artificiales en el campo también puede representar un riesgo grave de lesiones para todos los animales.


La vicepresidenta senior de BVA, Daniella Dos Santos, afirma que “los ruidos fuertes y los destellos brillantes de los fuegos artificiales pueden ser extremadamente traumáticos para los animales, desde perros, gatos y conejos hasta ganado, caballos y vida silvestre. Si bien las restricciones de COVID-19 pueden llevar a la cancelación de exhibiciones oficiales, nos preocupa un aumento en la cantidad de celebraciones en el patio trasero”.


“Recomendamos a los dueños de mascotas y ganaderos que consulten con su veterinario con la mayor anticipación posible para discutir las opciones de manejo y tratamiento, que pueden incluir técnicas de desensibilización por ruido, aplicación de productos de feromonas en la casa y preparación de un 'lugar seguro' para animales”, añade.


Con la participación de un profesional y el compromiso y la paciencia del propietario, la fobia a los fuegos artificiales se puede tratar eficazmente con técnicas adecuadas de modificación del comportamiento. En casos más graves, los veterinarios también pueden recetar medicamentos para ayudar a las mascotas que luchan contra la angustia de los fuegos artificiales.


“Incluso si no espera que su mascota esté ansiosa, considere la posibilidad de permanecer cerca durante las noches más ruidosas, proporcionar ruido de fondo cuando estallen los fuegos artificiales y, lo más importante, mantener la calma para que su animal se tranquilice”, aconseja Dos Santos.


SIGNOS DE ANGUSTIA RELACIONADOS CON FUEGOS ARTIFICIALES


Los signos de angustia relacionados con los fuegos artificiales pueden variar de un animal a otro. Si bien algunas mascotas muestran signos obvios de ansiedad relacionada con los fuegos artificiales, como ladridos, jadeos, babeo e intentos de escapar, también hay signos más sutiles que los propietarios deben conocer, como la inquietud y hacer las necesidades en la casa. Los gatos a menudo se esconden, mientras que los conejos pueden quedarse muy quietos y golpear el suelo con las patas traseras.


Las vacas u ovejas que se asustan con los ruidos fuertes de los fuegos artificiales corren el riesgo de lesionarse con las cercas, el equipo agrícola o los accesorios que estén dentro de su alojamiento. Las aves de corral están especialmente en riesgo de “asfixia”, donde en una respuesta de miedo las aves se apiñan, lo que puede resultar en la muerte de algunas. Los caballos y ponis son animales de presa y exhiben respuestas de “huida” en respuesta a cualquier amenaza, lo que puede provocar que intenten escapar de sus recintos.


CONSEJOS PARA PROTEGER A LOS ANIMALES


La Asociación Británica de Veterinaria recomienda que, si la mascota se angustia por los fuegos artificiales u otros ruidos, “comuníquese con su veterinario local para discutir las opciones de tratamiento. Esto puede incluir medicamentos para ayudar a los perros con fobias al ruido o productos con feromonas para aplicar junto a la guarida de sus mascotas y alrededor de la casa para mantenerlos tranquilos”.


También es una buena idea crear una guarida bien acolchada para que el animal tenga un lugar seguro donde esconderse cuando comiencen los fuegos artificiales.


“Asegúrese de que su mascota tenga un microchip y sus datos estén actualizados en la base de datos, en caso de que se escape de casa. Mueva las mascotas pequeñas como conejos y cobayas a un lugar tranquilo en el interior. Cierre las ventanas y cortinas y proporcione ruido de fondo para ayudar a enmascarar los fuegos artificiales”, son otras recomendaciones de los veterinarios.


Por otra parte, explican que, si el animal está angustiado, “lo mejor es mantener la calma y tratar de tranquilizar a tu mascota puede reforzar inadvertidamente el comportamiento ansioso. La inquietud o ir al baño en la casa pueden ser signos de estrés, así que no los castigue”.


Respecto a los caballos, es mejor que estén en un campo que en un establo, ya que en un establo pueden sentirse encerrados e incapaces de moverse. Los propietarios deben consultar a un especialista en comportamiento equino calificado si tienen preocupaciones importantes sobre la respuesta de su caballo a los fuegos artificiales.

Archivo