La instalación se encontraba bajo un pésimo estado de insalubridad y había 159 animales.

Localizan un núcleo zoológico no autorizado en pésimas condiciones

​Contra el propietario se han tramitado 5 actas/denuncias por infracciones graves a la Ley de protección de los animales de la Comunidad Autónoma de La Rioja
|

La alerta de un ciudadano enviada al correo electrónico colabora@guardiacivil.org para informar de la “grave situación” sanitaria de varios perros, ha permitido al Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil en La Rioja (Seprona), hallar en una parcela de la localidad de San Vicente de la Sonsierra un núcleo zoológico no autorizado.


Agentes del Seprona tras desplazarse al lugar verificaron que la parcela presentaba un lamentable estado de insalubridad, muy perjudicial para la salud de los animales y las personas, constatando la existencia de 159 ejemplares de distintas especies: 35 gallinas, 30 palomas, 30 periquitos, 20 canarios, 12 codornices de virginia, 12 pollos, 6 perros, 4 faisanes, 4 conejos, 2 gatos, 2 gansos, 1 pato y 1 hurón.


Salvo los perros -dos de ellos enfermos- que se encontraban sueltos en una parte de la parcela entre abundantes excrementos, restos óseos, comida putrefacta, etc, el resto de animales se hallaron enjaulados entre abundante inmundicia, el hurón en un carro de la compra y los demás en habitáculos de pequeñas dimensiones fabricados con palets y mallazo.


Una vez se comprobó que el propietario de la parcela y de los animales no disponía de la pertinente autorización para mantener un núcleo zoológico, así como que una parte de los animales carecían de microchip identificativo, no habían sido vacunados y se les había negado la asistencia veterinaria, se procedió a la tramitación de un total de 5 actas/denuncias por infracciones graves a la Ley 6/2018, de protección de los animales en la Comunidad Autónoma de La Rioja. Cada una de estas infracciones lleva aparejada pena de multa que oscila entre los 501 euros a 5.000 euros.


La Ley de Protección Animal, la de Sanidad animal y el Código Penal, precisa que las personas que tengan animales de compañía, deben de mantenerlos en buenas condiciones higiénico-sanitarias, procurar que recibían tratamientos obligatorios y que estén identificados. En caso de no mantenerlos en esas buenas condiciones pueden incurrir en un delito de Maltrato Animal tipificado en el art. 337.1, de nuestro Código Penal.

Archivo