Parlamento Europeo.

Reconocen esfuerzos del sector veterinario para garantizar la seguridad medioambiental

AnimalhealthEurope ha acogido con satisfacción el reconocimiento del Parlamento a los esfuerzos para garantizar la seguridad medioambiental de los productos farmacéuticos veterinarios
|

El amplio uso de productos farmacéuticos en medicamentos humanos y veterinarios ha aumentado sus concentraciones en el medio ambiente en los últimos 20 años. Los productos farmacéuticos llegan al medio ambiente a través de la descarga de efluentes de plantas de tratamiento de aguas residuales urbanas, la dispersión de estiércol animal y la acuicultura, la dispersión de lodos de depuradora, el pastoreo de ganado, el tratamiento de mascotas, la eliminación inadecuada en vertederos de productos farmacéuticos no utilizados y desechos contaminados. La contaminación causada por algunos productos farmacéuticos es un problema emergente con riesgos para el medio ambiente y, particularmente en relación con la resistencia a los antimicrobianos, para la salud humana


Por ello, el pasado 11 de marzo de 2019, la Comisión Europea aprobó una comunicación con el objetivo de establecer un Enfoque estratégico de la UE sobre productos farmacéuticos en el medio ambiente. Así. se establecía seis áreas de acción y varias acciones específicas relacionadas con posibles medidas.


Ahora, el Parlamento Europeo ha aprobado dicha comunicaciónAnimalhealthEurope, que agrupa a las empresas y asociaciones nacionales del Viejo Continente pertenecientes a la industria de sanidad animal, “se complace de ver los aspectos clave del uso de medicamentos veterinarios y los procesos de autorización reconocidos positivamente”, han manifestado en un comunicado.


En particular, acogen con satisfacción la clara mención de que el proceso de concesión de licencias para medicamentos veterinarios incluye una evaluación de la seguridad ambiental como parte del procedimiento de autorización. Esta evaluación se ha llevado a cabo desde principios de la década de 1990 en Europa y significa que una evaluación de riesgo-beneficio ambiental negativa puede ser motivo para denegar la autorización de un medicamento veterinario. Las salvaguardias medioambientales se han reforzado aún más a través del nuevo Reglamento de la UE sobre medicamentos veterinarios, que entró en vigor a principios de 2019. “También apoyamos la base renovada en este Reglamento para que los Estados miembros establezcan y promuevan planes nacionales para la eliminación correcta de medicamentos veterinarios”, añaden.


Asimismo, recuerdan los esfuerzos del sector veterinario en lo que respecta al seguimiento de las ventas de antibióticos para uso veterinario. “Publicado a principios de este año, el informe del Tribunal de Cuentas Europeo de 2019 sobre la resistencia a los antimicrobianos había informado sobre el progreso realizado, destacando una disminución del 20% del uso de antibióticos en animales en Europa durante un período de informe inicial de cinco años, una disminución que ahora es del 32%. para la mayoría de los estados miembros según se informó en 2019 (ESVAC). De la mano de este reconocimiento, también vemos un fuerte apoyo del Parlamento a los esfuerzos a nivel europeo para promover la vacunación como una medida de prevención de enfermedades, mejorando así la salud animal y reduciendo la necesidad de utilizar productos farmacéuticos”.


Por su parte, Roxane Feller, secretaria general de AnimalhealthEurope, explica que “con el Pacto Verde Europeo como piedra angular de todas las políticas de la UE en el futuro, la industria de la salud animal está lista para apoyar iniciativas futuras en el campo del impacto ambiental de los productos farmacéuticos. El Parlamento Europeo debe garantizar que el acceso a los medicamentos para Europa permanezca en la vanguardia de nuestros pensamientos, teniendo debidamente en cuenta el uso prudente de estos productos esenciales”.

Archivo