José Luis Villaluenga, especialista en gestión empresarial y marketing de centros veterinarios de Rentabilidad Veterinaria.

Las integraciones empresariales en el sector veterinario español, ¿es bueno o malo?

José Luis Villaluenga, especialista en gestión empresarial y marketing de centros veterinarios de Rentabilidad Veterinaria
|

Las empresas crecen de muchas maneras, pero una muy eficiente es crecer mediante la compra de otras empresas. Es algo bastante frecuente que comenzó en el sector Salud, en la década de los 80 con la Industria Farmacéutica, donde unos laboratorios compraron a otros para hacerse más grandes y sigue en esta espiral de compra de unos laboratorios a otros para ser el número uno del Mundo.


En el sector de Salud Animal, se va parejo porque la mayoría de los laboratorios de Salud Humana tiene División de Salud Animal. Recordemos hace unos años la compra de Merial por parte de Boehringer Ingelheim, y la reciente compra de Bayer por Elanco (cuyo laboratorio de Salud Humana es Lilly).


Empresas salud animalEl ranking de laboratorios de Salud Animal en el año 2019.


En nuestro país tenemos un ejemplo que comenzó en el año 2009 con las grandes consolidaciones financieras. De las 23 entidades bancarias que había por entonces se han convertido en 4 en la actualidad. Que serán 3 si se fusionan Caixabank y Bankia.


Muchas empresas buscan crecer mediante la compra de otras empresas, sin embargo, según los objetivos que se pretendan alcanzar, nos encontramos con dos tipos de integraciones: vertical y horizontal.


En términos estratégicos se define como una integración horizontal aquella en la que hay adquisición de una empresa similar y que se encuentra en el mismo sector, dentro del mismo nivel de la cadena de suministro, mientras que una integración vertical está formada por empresas que adquieren una empresa que opera, ya sea antes o después en la cadena de suministro del proceso productivo.


En primer lugar, cuando una empresa desea crecer a través de una integración horizontal, significa que está tratando de aumentar su tamaño, diversificar su producto o servicio, lograr economías de escala, buscar sinergias entre sus clientes, reducir la competencia, o tener acceso a nuevos clientes o mercados. Para ello, una empresa adquiere otra empresa del tamaño y operaciones similares, en el mismo sector. Son los casos antes mencionados de Boehringer Ingelheim y de Elanco.


Con la integración horizontal también se busca disminuir la competencia (al comprarla) pero tiene como inconveniente que requiere fuertes inversiones; por esta razón están entrando en algunas de estas operaciones fondos de capital riesgo.


Pero estas integraciones horizontales también se están dando en otros niveles de la cadena de suministro del medicamento veterinario: las clínicas veterinarias y los distribuidores de productos zoosanitarios. Pero con otro origen de los fondos para las compras.


Las clínicas veterinarias se están integrando en varias cadenas bajo la misma marca, compradas fundamentalmente por grupos y fondos empresariales de capital-riesgo en algunos casos que buscan clientes y volumen de negocio. Hoy día hay innumerables grupos de este tipo: Mivet, Kitican, Unavets, Zoa, Vetland, The Gorilla Vet Company, clínicas veterinarias de Kiwoko, clínicas veterinarias de Tienda Animal, Vetsum…


Lo último en integrarse horizontalmente han sido los distribuidores zoosanitarios, hace unos meses entre Covetrus y Distrivet, con capital propio; y recientemente 5 distribuidores (Elasa, Llanera, Maipe, Goiko y Norvet) han sido comprados mayoritariamente por el fondo de capital inversión Abac.


Tenemos empresas integradas y cada vez más grandes en todos los eslabones de la cadena de distribución de la Salud Animal: Productores (Laboratorios), Distribuidores (Proveedores de productos zoosanitarios) o Mayoristas y Clínicas veterinarias (Cadenas de clínicas con diferente capital) o minoristas. Y éstos últimos están en contacto y ofrecen servicios y venden al consumidor final (mascota y su propietario).


Esto es así y hay que tomárselo como bien, porque siendo todos grandes habrá más poder de negociación, pero entre todos los eslabones de la cadena de suministro. Por lo tanto, considero que es positivo para nuestro sector, y será más profesionalizado a corto y medio plazo.


Algunos diréis que me he olvidado de Anicura, pero no. Está comprando clínicas y hospitales veterinarios para integrar horizontalmente. Pero lo he dejado para hablar del otro tipo de integración empresarial, la integración vertical.


Cuando se realiza una integración de este tipo lo que se busca es reducir costes de producción e intermediarios para lograr una mayor eficiencia. El inconveniente es la integración del personal de las empresas, con culturas muy diferentes.


Mars, una de las familias más ricas del Mundo, además de fabricar golosinas es propietaria de Royal Canin y Whiscas, y en 2007 compró la cadena de hospitales Banfield en USA y Canadá (más de 2.000) y varias compañías norteamericanas de cuidado de salud veterinaria (entre ellas VCA). En 2018 compró Anicura, asegurándose un gran volumen de clínicas y hospitales veterinarios en toda Europa.


Por lo tanto, un mismo dueño es propietario de un fabricante (Royal Canin, Whiskas) y de cadenas de clínicas minoristas (Hospitales Banfield y Clínicas y Hospitales Veterinarios Anicura). Hay una integración vertical ya que se integran eslabones de diferente nivel de la cadena de suministro.


¿QUÉ PODEMOS HACER NOSOTROS POR NUESTRA VETERINARIA?


Lo que es evidente es que si eres una clínica veterinaria no puedes quedarte aislado. O entras en integraciones de grupos empresariales que están comprando clínicas veterinarias, o entras en una cadena de clínicas independientes asociadas (Por ejemplo: Wecan; aunque hay otras) o entras en una cadena de franquicias veterinaria (Nexo) o te haces grande tú sólo comprando otras clínicas y creando un Grupo Veterinario.


Si estás solo no tendrás poder de negociación con nadie. El sector evoluciona, evoluciona tú también. No dejes que el cambio te lleve en su camino. Es el momento de tomar decisiones, nadie las va a tomar por ti.


¿Cuántos laboratorios habrá dentro de 5 años? ¿Y cuántos distribuidores? ¿Y cuántas cadenas de clínicas, independientes o no? Bastantes menos de los actuales.


Es evidente que el sector de las mascotas en España y en el Mundo es muy atractivo para las empresas que quieren obtener beneficios a corto-medio plazo. Las mascotas son uno más de la familia y los nuevos consumidores, los millenials, tienen y disfrutan de sus mascotas.

Archivo