La modificación de la dieta debe considerarse una propuesta terapéutica sencilla y segura para abordar los trastornos de comportamiento en perros.

Cambios en la dieta como tratamiento de la agresividad canina

Un grupo de veterinarios ha estudiado un paciente canino con agresividad para el cual se planteó un cambio de alimentación como tratamiento para corregir los problemas de conducta
|

El ensayo dietético se llevó a cabo sobre un perro mestizo castrado de 7 años, para el cual se refiere un historial de trastornos de comportamiento y agresividad de 2 años de duración.


Previamente, se realizó un estudio hematológico completo en el que se incluyó bioquímica sérica, amoniaco, cortisol basal, tiroxina total, calcio ionizado y los niveles de testosterona. Estos análisis fueron completados con un examen de orina, una resonancia magnética y un estudio del liquido cefalorraquídeo. El resultado de todas las pruebas resultó normal.


Ante la ausencia de anomalías en los análisis, se propuso un ensayo con dieta de proteína hidrolizada sin gluten. Tres semanas después de cambiar la dieta, el comportamiento del perro se normalizó y la agresión se resolvió.


Exámenes de sangre adicionales para investigar más a fondo la posible patología gastrointestinal, no mostraron signos de inflamación intestinal o malabsorción. No obstante, se sospechó una enteropatía leve o temprana con pérdida de proteínas. Asimismo, se descubrió que los anticuerpos anti-transglutaminasa-2 y los anticuerpos anti-gliadina estaban marcadamente elevados, lo que sugiere hipersensibilidad al gluten.


Tras el éxito del ensayo dietético, el animal experimentó dos casos de recaída asociados a un cambio en la dieta. En ambos casos, regresó a la dieta inicial libre de gluten, y los signos de agresión y los problemas de comportamiento cesaron en 4 días.


Este ensayo de tratamiento describe la resolución completa de la agresión y los cambios de comportamiento después de alimentar con una dieta hidrolizada sin gluten en un perro con una presunta hipersensibilidad al gluten.


Ante estos resultados, la modificación de la dieta debe considerarse una propuesta terapéutica sencilla y segura para abordar los trastornos de comportamiento en perros a los que no se les ha detectado ninguna otra causa habitual.

Archivo