La parálisis aguda en perros y gatos es una afección bastante común en las clínicas veterinarias.

Estudian las causas más comunes de la parálisis aguda en perros y gatos

​La enfermedad del disco intervertebral y el tromboembolismo aórtico son las causas más comunes de parálisis aguda en perros y gatos que acuden a emergencias veterinarias, respectivamente
|

Un estudio realizado por Graham Rossi, Alexandra Stachel, Alex M. Lynch y Natasha Olby, todos ellos de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Estatal de Carolina del Norte (EEUU), revela que la enfermedad del disco intervertebral (IVDD, por sus siglas en inglés) en perros y el tromboembolismo aórtico (ATE, por sus siglas en inglés) en gatos son las causas más comunes que producen parálisis aguda en estos animales.


La parálisis aguda en perros y gatos es una afección bastante común en las clínicas veterinarias, pero aún se desconoce la razón por la que se origina. Esta parálisis hace que las mascotas no puedan mover alguna o todas sus extremidades y puede ser gradual o repentina, y dependiendo de su detección, puede ser irreversible o presentar posibilidades de mejora. Conocer la frecuencia de diagnóstico ayuda a priorizar entre las diferentes evaluaciones médicas y facilita la planificación de recursos y el diseño de ensayos clínicos. Además, agiliza la decisión de los cuidados necesarios a aplicar, mejorando así su calidad de vida.


En el estudio se realizaron búsquedas en los registros médicos de la sala de emergencias del NC State Veterinary Hospital durante un período de cinco años para detectar los casos de mascotas que presentan paraparesia o parálisis aguda.


Como resultado, se muestra que la parálisis aguda alcanzó la cifra de 845 afectados de un total de 21.535 perros, un 3,9%; y 66 de 4.589 en felinos, un 1,4%, durante el período seleccionado.


Por un lado, en los perros, se demostró que la enfermedad del disco intervertebral fue la causa más común que genera parálisis, alcanzando a 608 de 845 perros en total, es decir, el 72%; seguida de la enfermedad vascular que afecta a 34 de 845 animales, un porcentaje del 4%. El otro 20% restante fueron diagnosticadas con otras enfermedades. En cuanto a las razas más afectadas, el teckel representa el 31,1% alcanzando una cifra de 263 de 845 en total, seguido del labrador retriever, con 57 de 845, un 6,7%.


Por otro lado, en gatos, el tromboembolismo aórtico fue el diagnóstico más común, afectando a 40 de 66 felinos, es decir, el 60,6%, seguido de la enfermedad del disco intervertebral alcanzando una cifra de 7 de 66, solo un 10,6%. El resto de porcentaje de diagnóstico afectado por otras enfermedades representa el 30,3%.


También se categorizaron como pseudoparálisis con un diagnóstico no neurológico a 6 de 845 perros y 2 de 66 gatos.

Archivo