Durante el encierro por COVID-19 en España, el 61,8% de los encuestados explicó que su calidad de vida se había deteriorado.

¿Cómo ha afectado el confinamiento a las mascotas y a sus dueños?

​Un estudio realizado en España recoge los efectos del encierro por el coronavirus COVID-19 en las personas, sus mascotas y el vínculo entre humanos y animales
|

El duro periodo de confinamiento debido a la crisis sanitaria del coronavirus COVID-19 ha provocado efectos profundos a muchos niveles. Pero, ¿qué ha ocurrido con las mascotas? ¿Cómo les ha afectado el confinamiento? Y, por otra parte, ¿ha tenido la convivencia con animales de compañía algún efecto en la salud de sus confinados dueños?


En un reciente estudio de investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) como Elena García y Patricia Darder, INAD (Barcelona), Royal Veterinary College (Londres) y el profesor de la Facultad de Veterinaria y del HCV CEU-UCH Juan Argüelles, se ha analizado el efecto del confinamiento español para el control de la pandemia de COVID-19 en el comportamiento de perros y gatos domésticos, y el apoyo que las mascotas brindaban a sus dueños. Sus resultados muestran que la calidad de vida de los dueños estaba fuertemente influenciada por el estilo de vida y los efectos emocionales del confinamiento, y que las mascotas les brindaban un apoyo sustancial para mitigar esos efectos. Además, el vínculo emocional entre las personas y sus mascotas se fortaleció durante el encierro.


Sin embargo, las mascotas a su vez mostraron signos de cambio de comportamiento que coincidían con el estrés, siendo los perros que tenían problemas de comportamiento preexistentes los más afectados.


“Nuestro estudio encontró que los dueños de mascotas obtuvieron un apoyo sustancial de sus mascotas, y ese apoyo se incrementó cuando la calidad de vida del dueño se deterioró más. El apoyo también se asoció con una mayor cercanía emocional e interacción con la mascota. También encontramos asociaciones interesantes entre problemas de comportamiento, cambios de comportamiento generales y aspectos del confinamiento, pero algunos indicios de que el aumento de las necesidades emocionales de los propietarios podría afectar negativamente a las mascotas que tenían problemas de comportamiento existentes. Los hallazgos del estudio apuntan a formas en las que podemos minimizar los efectos del período de confinamiento”, apuntan los autores.


Durante el encierro por COVID-19 en España, el 61,8% de los encuestados explicó que su calidad de vida se había deteriorado.


Otras conclusiones del estudio fueron que el 37% de los perros mostraron signos de dificultad para hacer frente al confinamiento, pero los gatos se vieron menos afectados.


Este estudio representa una instantánea general de los efectos del pasado confinamiento en España. Señala la necesidad de realizar investigaciones más detalladas del cambio de comportamiento en perros y gatos durante el confinamiento, y comparaciones internacionales.


También sugiere formas en las que se puede minimizar los efectos del período de confinamiento.

Archivo