Cristina Velasco, presidenta del Colegio de Veterinarios de Cádiz.

Veterinarios piden calma respecto al virus del Nilo Occidental

Los veterinarios gaditanos aseguran que trabajan desde siempre y a diario tanto desde la administración pública como los profesionales de ejercicio libre, especialistas en équidos, en el control y vigilancia de esta enfermedad, así como de muchas otras
|

El Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Cádiz, con respecto a los 16 casos de personas ingresadas con meningoencefalitis y de las cuales se ha confirmado que 11 han sido transmitidas por mosquitos portadores del Virus del Nilo Occidental, quieren hacer un llamamiento al respecto a la calma y contra el alarmismo, puesto que se trata de un contagio poco frecuente que puede afectar tanto a équidos como a humanos.  Al respecto, recuerdan que los veterinarios de la administración pública, de ganadería y de trabajo de campo en general, vienen ejerciendo la vigilancia y control de esta enfermedad zoonótica y otras muchas enfermedades.


El citado virus se transmite a través de la picadura del mosquito denominado 'Aedes japonicus' una vez esté infectado por el virus, por lo que es importante señalar que no todos los mosquitos están infectados y que no todas las personas que son picadas por un mosquito infectado contraerán dicho virus. El 80% de las personas infectadas son asintomáticas y sólo una pequeña parte de este porcentaje presenta encefalitis.


En humana, la fiebre que ocasiona el virus del Nilo Occidental es similar a una gripe. Provoca dolor de cabeza, fiebre, vómitos, erupciones cutáneas o mareos. De producirse meningitis o encefalitis aparecerán dolores de cabeza, rigidez de nuca, fiebre alta, estupor, desorientación, parálisis, convulsiones, temores o debilidad muscular, según información de fuentes médicas. Al no existir vacunas, su tratamiento debe ser con analgésicos y si se llega a la gravedad hay que hospitalizar al paciente.


Lo realmente importante, insiste el Colegio de Veterinarios de Cádiz, es prevenir las picaduras de los mosquitos en general. El colectivo veterinario lleva años luchando contra esta enfermedad por su afección al sector equino.Para ello, existen una serie de consejos de fácil aplicación, como es usar mosquiteras en puertas y ventanas, disminuir paseos por zonas de acumulación de mosquitos al amanecer y el anochecer, horas de mayor actividad de los mosquitos. La correcta higiene corporal, evitar perfumes fuertes, emplear ropa que cubra bien y usar los repelentes de insectos de un modo racional y responsable. En este caso, seguir las instrucciones que ofrezca el fabricante. Y en el caso del verano, no aplicarlos sobre filtro solar, sino esperar a que éste sea absorbido por la piel y una vez absorbido, aplicarlo.


ÉQUIDOS, AVES DE CORRAL Y HUMANOS, HUÉSPEDES FINALES


El virus del Nilo Occidental se mantiene por un ciclo de transmisión mosquito-ave-mosquito. Cuando un mosquito pica a un pájaro infectado (que como todos sabemos son las hembras las que pican para madurar sus ovarios) el virus ingresa al torrente sanguíneo del mosquito y, finalmente, se traslada a sus glándulas salivales. Cuando un mosquito infectado pica a un animal o ser humano -el hospedador accidental- el virus se transmite al torrente sanguíneo del susodicho y puede provocar enfermedades graves. Los équidos y las personas son los hospedadores accidentales o finales donde se presenta la sintomatología antes mencionada. Las aves son consideradas como el reservorio de la enfermedad, mantienen el virus vivo sin padecer síntoma alguno, jugando un papel muy importante en el mantenimiento y diseminación del virus a través de las rutas migratorias.


A día de hoy la enfermedad se considera endémica en España, y está incluida entre las Enfermedades de Declaración Obligatoria (EDO) por la OIE (Organización Mundial de Sanidad Animal).  La situación de esta enfermedad es endémica debido a que reúne las condiciones favorables para su mantenimiento y circulación del virus de la Fiebre del Nilo, como son la gran variedad de posibles reservorios, la proximidad a zonas endémicas como África, las características climáticas y ecológicas, el paso de las rutas migratorias, las zonas de humedales, y la presencia de vectores especializados por toda la geografía española. 


La lucha de los veterinarios contra el virus del Nilo Occidental se basa en las siguientes actuaciones.  La acción  de los veterinarios contra las zoonosis es de gran trascendencia; en el caso del Virus del Nilo Occidental se basa en las siguientes actuaciones: notificación rápida a las autoridades competentes de los casos sospechosos, como hemos dicho esta enfermedad se encuentra en la lista de las EDO; el confinamiento de los animales susceptibles de contagio en las horas de máxima actividad y medidas de control en su medio, en sus alojamientos y sobre los mismos; puesta en marcha en las explotaciones afectadas y aledañas de investigaciones clínicas.  No se recomienda el sacrificio del animal afectado como medida de prevención de su contagio, solo si el bienestar del animal se ve comprometido; no se restringen los movimientos de animales afectados.


Por último, desde el colectivo de veterinarios gaditanos hacen una petición de responsabilidad a la sociedad con relación al alarmismo que un exceso de información puede ocasionar. “Los veterinarios ya trabajamos desde diferentes parcelas en la vigilancia y control de esta enfermedad y de otras muchas enfermedades zoonóticas. En este caso, es conveniente seguir los consejos habituales referentes a la prevención de picaduras de mosquitos. Y ante cualquier duda que pueda generar una información que se vea en redes sociales, acudir siempre a las fuentes fiables y oficiales”, detallan desde la Junta de Gobierno del Colegio Veterinario de Cádiz.

Info 3

Archivo