La calidad de los medicamentos veterinarios es esencial y debe garantizarse en toda la cadena farmacéutica.

Almacenamiento de medicamentos veterinarios con altas temperaturas

En general, las temperaturas superiores a 40°C exponen un fármaco a un deterioro irreversible en su calidad y efectividad o incluso a riesgos de toxicidad
|

La calidad de los medicamentos veterinarios es esencial y debe garantizarse en toda la cadena farmacéutica, desde el diseño hasta el uso. Cada actor influye en uno o más parámetros a su nivel y debe tomar precauciones para garantizar y mantener la calidad de los medicamentos veterinarios. Las autoridades europeas dan sus recomendaciones para el almacenamiento de medicamentos y las condiciones de almacenamiento durante el transporte.


ALMACENAMIENTO


Para el almacenamiento de los fármacos veterinarios se recomienda:


+ 2°C a + 8°C: almacenamiento en un recinto refrigerado con control de temperatura. Las vacunas deben almacenarse en un recinto refrigerado (a menos que se indique específicamente lo contrario).


<25°C-30°C: en climas cálidos, sin exposición prolongada a altas temperaturas.


En ausencia de información específica: almacene a temperatura ambiente. Deben aplicarse las mismas precauciones en caso de clima cálido.


Además, aconsejan “almacenar los medicamentos en su embalaje, protéjalos de la luz y la humedad. Almacene los medicamentos por separado de otros productos para limitar los riesgos de confusión o contaminación cruzada (si es posible en gabinetes refrigerados dedicados): productos fitosanitarios, biocidas, medicamentos para uso humano, suplementos nutricionales, alimentos...”


TRANSPORTE


Las condiciones de almacenamiento especificadas en el prospecto o en el etiquetado deben observarse durante el transporte hasta que se use el medicamento veterinario.


Así, para medicamentos para almacenar entre + 2°C y + 8°C: “Transporte en condiciones que respeten la cadena de frío, pero sin que el producto se congele (contenedor isotérmico refrigerado sin contacto directo entre las placas eutécticas y el envase del medicamento)”.


Por otra parte, en referencia a los medicamentos para almacenar a temperaturas inferiores a 25 o 30°C y medicamentos para almacenar a temperatura ambiente: “Sin exposición demasiado prolongada a altas temperaturas. Limite las existencias a lo estrictamente necesario para su uso inmediato si es posible”.


RECOMENDACIONES EN PERÍODOS DE CALOR


En general, las temperaturas superiores a 40°C exponen un fármaco a un deterioro irreversible en su calidad y efectividad o incluso a riesgos de toxicidad debido a la formación de productos de degradación.


Medicamentos para almacenar entre +2 y + 8°C: “Estos medicamentos sensibles deben usarse inmediatamente después de sacarlos del refrigerador, a menos que sea apropiado permitir que el producto alcance la temperatura ambiente antes de la administración.El transporte debe realizarse en condiciones que respeten la cadena de frío, pero sin hacer que el producto se congele (contenedor aislado refrigerado sin contacto directo entre las placas eutécticas y el envase del medicamento)”.


Respecto a los medicamentos para almacenar a temperaturas inferiores a 25 o 30°C y medicamentos para almacenar a temperatura ambiente: “Durante el transporte, limite la exposición a altas temperaturas, como las que se encuentran con frecuencia en los baúles o compartimentos de pasajeros de automóviles expuestos a la luz solar directa. Se recomienda como precaución transportarlos en un contenedor aislado no refrigerado. Cuando no es posible garantizar su conservación en condiciones óptimas, los productos expuestos de esta manera deben ser reemplazados regularmente”.


En todos los casos, se recomienda una mirada crítica a la apariencia del producto en la apertura, “el cambio en la apariencia del producto indica un cambio en las propiedades de la forma farmacéutica o un riesgo de degradación de las sustancias activas. Los productos degradados o expuestos a altas temperaturas deben ser reemplazados”, concluyen.

Archivo