James Buchanan, miembro fundador de la Especialidad de Cardiología del Colegio Americano de Medicina Interna Veterinaria.

Fallece James Buchanan, uno de los padres de la cardiología veterinaria moderna

​El veterinario James Buchanan fue miembro fundador de la Especialidad de Cardiología del Colegio Americano de Medicina Interna Veterinaria y fue fundamental para establecer la cardiología veterinaria como la disciplina científica que se conoce hoy día
|

El pasado 20 de julio se informó del fallecimiento del Dr. James Buchanan en Filadelfia, Pensilvania. El Dr. B, como lo conocían cariñosamente sus compañeros y estudiantes, era miembro fundador de la Especialidad de Cardiología del Colegio Americano de Medicina Interna Veterinaria. Junto con distinguidos colegas, incluidos los Dres. David Detweiler, Don Patterson y David Knight, el Dr. Buchanan fue fundamental para establecer la cardiología veterinaria como la disciplina científica que se conoce hoy día.


En la década de 1960, el Dr. Buchanan formó parte de la Unidad de Estudios Cardiovasculares Comparativos de la Universidad de Pensilvania, que fue uno de los primeros organismos en estudiar la enfermedad cardíaca en animales de compañía en colaboración con compañeros de medicina humana. El concepto One Health fue una filosofía defendida por el Dr. Buchanan décadas antes de establecerse entre los círculos académicos. Además de un brillante cardiólogo, el veterinario también fue cirujano cardiovascular. Realizó la primera implantación de marcapasos artificial en un perro propiedad de un cliente en 1967 y fue clave en el desarrollo de técnicas quirúrgicas para abordar diversos defectos cardíacos congénitos en perros.


Los logros del Dr. Buchanan también incluyeron el desarrollo de la medida radiográfica del tamaño del corazón vertebral, que se sigue utilizando hasta el día de hoy.


Asimismo, puso a disposición de la Universidad su colección digitalizada de angiogramas, electrocardiogramas, trazados de presión y material de casos, “una herramienta de enseñanza invaluable”, resaltan.


Tras su jubilación, la comunidad veterinaria continuó buscando su consejo de forma rutinaria, especialmente en lo que respecta a defectos congénitos como estenosis pulmonar y anormalidades del arco aórtico. 

Archivo