Puesto de Inspección Fronterizo (PIF).

COVID-19: El riesgo “innecesario” que corren los veterinarios de Sanidad Exterior

​La Asociación de Veterinarios Titulares y Veterinarios de las Administraciones Publicas asegura que el Ministerio de Sanidad está obligando a los veterinarios a exponerse de forma innecesaria al realizar trabajos que se pueden realizar de forma no presencial
|

A raíz de la publicación de la resolución por parte del Secretario de Estado de Política Territorial y Función Pública sobre medidas a adoptar en los centros de trabajo dependientes de la Administración General del Estado con motivo de la nueva normalidad, de fecha 17 de junio, desde la Asociación de Veterinarios Titulares y Veterinarios de las Administraciones Publicas lamentan la falta de voluntad del Ministerio de Sanidad para flexibilizar el teletrabajo para los profesionales del servicio de Sanidad Exterior, entre los cuales se encuentran los veterinarios.


Del texto publicado por el Ministerio de Política Territorial y Función Pública se recoge que existe la posibilidad de realizar parte de la jornada de trabajo en modalidad no presencial, en una proporción variable pudiendo llegar hasta el 80% para ciertos colectivos.


No obstante, la Asociación asegura que el Ministerio de Sanidad no sigue estas directrices con el servicio de Sanidad Exterior. “El Ministerio de Sanidad no parece estar por la labor de colaborar en la protección de los veterinarios dependientes funcionalmente de este organismo y destinados en las diferentes delegaciones y subdelegaciones del Gobierno”, critican.


En el apartado 4.6 de la instrucción emitida por el Ministerio de Sanidad, a fecha 20 de mayo, sobre el Plan de Desescalada de las medidas adoptadas con motivo de la pandemia por COVID-19, se indica que los controles documentales deberán ser siempre realizados de forma presencial, aunque no ofrece ninguna justificación o argumentación sobre el motivo de esta exigencia.


Los veterinarios afirman que “no existe ninguna razón que impida que estos veterinarios funcionarios puedan realizar los controles documentales de forma no presencial”.


Ante esta decisión, exigen al Ministerio de Sanidad “que recapacite y que no obligue a los veterinarios a exponerse de forma innecesaria, obligando a realizar trabajos presenciales estrictos para llevar a cabo controles documentales que se pueden realizar perfectamente de forma no presencial”.


Por último, advierten que “si el Ministerio de Sanidad se mantiene en su postura irracional, tendrá que asumir su responsabilidad si alguno de estos veterinarios se contagiara durante el trabajo presencial y extendiera la enfermedad a sus familiares”. 

Archivo