Cristina Velasco, presidenta del Colegio de Veterinarios de Cádiz.

El Colegio Veterinario de Cádiz pide endurecer los castigos ante el abandono animal

​El Colegio de Veterinarios de Cádiz hace un llamamiento a la responsabilidad en la tenencia responsable de animales y recomiendan que este verano no se lleve a las mascotas a las playas ante la situación de la COVID-19
|

El Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Cádiz reactiva un año más su campaña estival “En verano todos más sanos. Di No al Covid” para concienciar contra el abandono animal e insistir en la tenencia responsable de los mismos. En este sentido, la institución apela a la responsabilidad de los propietarios de las mascotas y que para este verano se evite llevar a los perros a las playas y áreas recreativas destinadas a los mismos por los riesgos que supone para los propietarios entrar en contacto con otras personas dentro de la actual situación de crisis sanitaria.  “Este año volvemos a poner en marcha nuestra campaña contra el abandono y el maltrato de animales de compañía. Por motivo de la crisis sanitaria en la que aún estamos inmersos, en esta ocasión queremos recomendar a los dueños de mascotas, especialmente de perros, que este verano eviten llevarlos a espacios comunes especialmente indicadas para ellos, y el motivo no es otro que el hecho de que restrinjamos al máximo el contacto con otras personas”, según afirman desde Colvet Cádiz.


Además, recomiendan mantener los paseos en lugares espaciosos, evitando aglomeraciones y encuentros con otras personas. Recuerdan que se debe mantener la distancia física, el uso de mascarilla y la higiene de manos en todos los casos.


ENDURECER LOS CASTIGOS ANTE EL ABANDONO ANIMAL


De igual modo, desde este Colegio hacen un llamamiento a las autoridades competentes para endurecer los castigos e imponer las sanciones tipificadas en la norma a aquellos sujetos que sean descubiertos abandonando a su mascota, sea la que sea, además de persistir en la concienciación contra esta práctica.


En este sentido, recuerdan las consecuencias legales que puede acarrear el abandono animal, que puede traer consigo sanciones económicas. Por tal motivo la institución informa de lo que recoge la legislación española a este respecto, tanto en lo referente al maltrato como el abandono de animales. “No se permite el abandono, ni legal, ni éticamente”.


Y es que el maltrato y abandono animal está tipificado en el Código Penal español como delito de maltrato animal y el abandono animal. El Derecho Penal sanciona el maltrato con penas pecuniarias y hasta pena privativa de libertad de hasta un año, además de la pena accesoria de inhabilitación especial de uno a tres años para ejercer una profesión u oficio relacionado con los animales.


El abandono de mascotas está regulado en todas las Comunidades Autónomas por protección y derechos de los animales y todas aquellas conductas que tengan que ver con el respeto y la tenencia responsable de los mismos. En el caso de Andalucía, la Ley ofrece en su articulado el compendio de infracciones con sus sanciones administrativas. En todo caso resulta una buena herramienta muy útil para perseguir a quienes abandonan o maltratan animales, ya que llevan aparejadas cuantiosas sanciones económicas, muchísimo más que si el hecho se persigue por la vía penal.


CÓMO PROCEDER ANTE UN CASO


Si se es testigo o se encuentra un animal abandonado debe notificarse bien a las autoridades municipales o autonómicas para tratar de localizar al dueño mediante el chip que todo animal debe tener obligatoriamente.

Una vez localizado el propietario las autoridades le darán un plazo para la recogida de su mascota del lugar donde ha sido trasladado temporalmente. Si transcurre el plazo y no acuden a recogerlo, ello será considerado como abandono y será enviado a un centro oficial. A partir de dicho momento, se abrirá un expediente sancionador contra el propietario imponiendo la sanción oportuna según localidad o comunidad autónoma.


“Abandonar un animal es algo inmoral e ilegal que no solo va contra el propio animal, sí que también va contra la sociedad. Cuando alguien no asume su responsabilidad, repercute en todos, pues se generan situaciones de peligro; mordeduras, enfermedades transmisibles, amén de un gasto público en su obligado recogimiento y manutención para posibilitar la donación que en caso de no ser posible ha de terminar en eutanasia”, concluyen.

Archivo