Estudian la relación de Bartonella y el desarrollo de problemas cardíacos tales como endocarditis infecciosas en los perros.

Bartonella rochalimae y su relación con la endocarditis infecciosa canina

​"Bartonella puede ser la causa de más de 1/3 de los casos de endocarditis infecciosa en perros", apunta un estudio
|

Un equipo de investigadores de la Facultad Veterinaria de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, dirigidos por el profesor de medicina y enfermedades infecciosas Edward B. Breitschwerdt, han llevado a cabo una investigación para estudiar la relación de esta cepa bacteriana y el desarrollo de problemas cardíacos tales como endocarditis infecciosas en los perros.


El género Bartonella representa un amplio grupo bajo el cual se alojan gran variedad de especies. Actualmente, existe cierto desconocimiento sobre la relación entre la bacteria y sus distintas cepas causantes de la enfermedad. “Estamos en alrededor de 40 especies o subespecies de Bartonella, 10 de las cuales han causado endocarditis infecciosa en un perro o humano”, apunta el investigador. “Desafortunadamente, tenemos muy poca información en medicina veterinaria o humana con respecto a las posibles diferencias en cómo deberíamos diagnosticar o tratar de manera más efectiva especies o subespecies específicas de Bartonella”.


Otra particularidad a tener en cuenta en el estudio de este género bacteriano, es considerar todos los posibles vectores transmisores. “El género Bartonella es único entre los patógenos transmitidos por vectores en el contexto del amplio espectro de vectores artrópodos que se sabe o se sospecha que transmiten estas bacterias”, afirma el experto.


BARTONELLA ROCHALIMAE


En el caso concreto de esta cepa, los resultados del estudio ponen de manifiesto la relación de la bacteria, no solo con la endocarditis, también con el resto de síntomas tradicionalmente asociados a las infecciones por Bartonella. “Bartonella es ahora una causa bien reconocida de lo que históricamente fue endocarditis bacteriana negativa; es decir, pacientes (perros y humanos) con evidencia ecocardiográfica de endocarditis y sin crecimiento bacteriano utilizando hemocultivos convencionales”, comenta Edward B. Breitschwerdt.


Según los hallazgos del estudio, de los 8 perros diagnosticados por B.Rochalimae, 5 de ellos desarrollaron endocarditis infecciosa, además de otros síntomas como cojera o poliartropatía. No obstante, “se necesitan estudios prospectivos de casos y controles para evaluar la frecuencia de cada una de estas asociaciones en perros”, afirma el investigador.


Asimismo, la endocarditis causada por las bacterias del género Bartonella, representa un alto porcentaje del total de perros afectados por la enfermedad. Según el experto, “Bartonella puede ser la causa de más de 1/3 de los casos de endocarditis infecciosa en perros, lo cual es un porcentaje significativo”. 

Archivo