Los primeros signos de insolación en los perros incluyen jadeo, encías y lengua rojas u oscuras, confusión e inestabilidad.

Dejar un perro encerrado en un coche es un riesgo incluso en invierno

Un estudio muestra que dejar perros en los automóviles es peligroso durante todo el año. "Muchas personas todavía creen que está bien si las ventanas se dejan abiertas o si están estacionados a la sombra, pero la verdad es que no lo es", advierten
|

Los investigadores de la Universidad de Nottingham Trent monitorearon las temperaturas internas de los automóviles del Reino Unido, que no tenían perros adentro, continuamente todos los días durante dos años como parte del estudio.


La mayoría de los perros se sienten cómodos a temperaturas entre 15-25 ° C, pero esto depende de la raza, la longitud del pelaje, la condición física y una variedad de otros factores.


El equipo descubrió que las temperaturas excedían los 25 ° C en todos los meses del año, lo cual es lo suficientemente alto como para causar sobrecalentamiento en las razas braquicéfalas, aquellas con caras planas, como bulldogs, bulldogs franceses y pugs.


Y las temperaturas internas excedieron los 35 ° C entre abril y septiembre, lo suficientemente calientes como para causar sobrecalentamiento en todas las razas de perros, y la temperatura interna aumentó a este nivel en casi un tercio de todos los días de mayo a julio.


Más allá de 35 ° C, los perros necesitarán jadear para controlar su temperatura, y si están atrapados en un automóvil caliente, el jadeo deja de ser efectivo a medida que aumenta la temperatura y la humedad.


El estudio también analizó la hora del día con mayor temperatura en un automóvil y descubrió que el intervalo entre las 4 y las 5 p.m. tenía el mayor porcentaje de lecturas de temperatura total por encima de los 35 ° C. Mientras tanto, el mayor porcentaje de lecturas de temperatura total por encima de 25 ° C se produjo entre las 3 y las 4 de la tarde.


En vehículos cerrados, pueden desarrollarse condiciones peligrosas de microclima debido a la falta de movimiento del aire y esto puede dar como resultado un intercambio de calor latente reducido para los animales.


Los primeros signos de insolación en los perros incluyen jadeo, encías y lengua rojas u oscuras, confusión e inestabilidad que conducen al colapso, diarrea, vómitos e incluso convulsiones que conducen al coma. “Si el perro no es enfriado y tratado por un veterinario rápidamente, puede ser fatal”, advierten.


OPINIÓN DE LOS EXPERTOS


En una encuesta de 2015 a más de 28.000 dueños de perros, el 21% informó haber dejado a su perro sin supervisión en un automóvil durante más de 20 minutos. El número de llamadas a las autoridades británicas sobre perros en autos calientes aumentó de 7.187 en 2016 a 8.300 en 2018.


“Nuestro trabajo muestra un riesgo aún mayor de dejar perros en vehículos estacionados de lo que se pensaba”, afirma Anne Carter, investigadora en la Universidad de Nottingham Trent.


“Sabemos que algunos dueños de perros ya no están prestando atención al mensaje de advertencia sobre el riesgo de dejar a su perro en su vehículo. La gente asume que el riesgo es solo a mediodía durante el verano, cuando de hecho los automóviles pueden alcanzar temperaturas potencialmente peligrosas todo el año, con el final de la tarde como el período más caluroso”, asegura.


Por su parte, Emily Hall, investigadora y cirujana veterinaria de la Universidad de Nottingham Trent, agregó: “Este trabajo también es importante ya que el cambio climático está causando un aumento en las temperaturas globales y se pronostica que las olas de calor serán más frecuentes y extremas. El riesgo no se limita a quedarse en un vehículo. Muchos automóviles modernos están equipados con aire acondicionado, pero los modelos más antiguos solo pueden tener rejillas de ventilación o ningún mecanismo de ventilación en los compartimentos de almacenamiento. Los perros transportados en estos vehículos podrían estar expuestos a temperaturas internas peligrosamente altas durante los viajes largos, especialmente si el vehículo está parado o en una caravana al sol”.


La directora veterinaria de Dogs Trust, Runa Hanaghan, apunta que “muchas personas todavía creen que está bien si las ventanas se dejan abiertas o si están estacionados a la sombra, pero la verdad es que no lo es y recomendamos encarecidamente que los dueños nunca dejen a sus perros en un automóvil, incluso si se siente fresco”. 

Archivo