Lewis Hamilton con su perro Roscoe. Foto: Instagram.

Lewis Hamilton convierte a su perro al veganismo, ¿peligra su bienestar?

​El piloto de Fórmula 1 ha anunciado en sus redes sociales que su Bulldog, Roscoe, del mismo modo que el propio Hamilton, se ha convertido al veganismo
|

El piloto inglés de Fórmula 1, Lewis Hamilton, último campeón mundial, lleva desde el 2017 siendo completamente vegano, “Ser vegano es la única solución para salvar el planeta”, aseguró en una entrevista a la BBC.


Recientemente, Hamilton anunció en redes sociales que había convertido a su perro Roscoe al veganismo. “Desde que se ha vuelto vegano, su piel está más suave, sus patas inflamadas han mejorado y ya no tiene dolores por la artritis. También respira mejor. Tanto él como yo estamos muy felices con el resultado”.


Post

Post de Instagram donde Lewis Hamilton anuncia la noticia.


Si bien, la propia presidenta de la Asociación Veterinaria Británica (BVA), Daniella Dos Santos, indica que “en el Reino Unido, según la Ley de Bienestar Animal, el propietario tiene la obligación de alimentar al animal con una dieta adecuada”.


“Si su sistema de creencias personal significa que no quiere comer ninguna proteína animal, está bien, pero esa dieta no está diseñada para cumplir con los estándares de bienestar de su mascota. Teóricamente es posible alimentar a un perro con una dieta vegetariana, pero es mucho más fácil equivocarse que hacerlo correctamente. Tendría que hacerlo bajo la supervisión de un nutricionista veterinario”, añade.



En este sentido, Cailin R. Heinze, nutricionista veterinaria certificada por el Instituto Mark Morris, considera que “las dietas veganas agregan un componente adicional de complicación y deben tratarse con mucho cuidado”.


Los piensos para mascotas cuentan con varios suplementos que garantizan el correcto aporte de nutrientes y el buen estado físico del animal. Sobre estos aditivos, la especialista opina que “los suplementos comúnmente utilizados en alimentos para mascotas se derivan de animales (como la vitamina D3 y la mayoría de los ácidos grasos omega-3). Por lo tanto, si bien las dietas veganas generalmente requieren una suplementación cuidadosa, las opciones disponibles para hacerlo son más limitadas”.


Otro aspecto fundamental para la adecuada nutrición de las mascotas corresponde al aporte de proteínas. Este tipo de alimentación prescinde por completo de proteínas de origen animal. En palabras de la experta, “se han reportado deficiencias en perros que comen baja cantidad de proteínas o dietas basadas en proteínas vegetales. Estas deficiencias pueden ser clínicamente importantes”.


No obstante, la veterinaria considera que “los perros, como omnívoros, pueden adaptarse mejor a las dietas veganas que los gatos y, a menudo, parecen funcionar bien con un diseño cuidadoso de este tipo de dietas. Sin embargo, no se han realizado estudios a largo plazo de dietas veganas (o vegetarianas) para perros”.


Por este motivo, en caso de que los propietarios de perros decidan convertir a su mascota al veganismo, la especialista considera que “deben ponerse en contacto con un nutricionista veterinario para recibir un correcto asesoramiento y adaptar la alimentación a las necesidades del animal”. Además, “se les debe advertir de que los efectos sobre la salud a largo plazo no se conocen”.

Archivo