El gusano del corazón es causado por un parásito llamado Dirofilaria immitis y puede ser mortal si no se trata a tiempo.

Novedades para el tratamiento del gusano del corazón en perros

Científicos están trabajando en un nuevo proyecto de vacuna para tratar la enfermedad del gusano del corazón en perros
|

Un nuevo estudio se centra en el desarrollo de una vacuna contra el gusano del corazón que podría proporcionar protección y ayudar a combatir la creciente amenaza de resistencia a los medicamentos para los fármacos preventivos contra filarias.


Investigadores de la Universidad de Liverpool en Inglaterra están identificando proteínas clave como base de una vacuna contra el gusano del corazón canino. "Actualmente, hay muy pocas opciones para la prevención sostenible de la enfermedad del gusano del corazón en el caso probable de que la resistencia a los medicamentos continúe extendiéndose", señala Ben Makepeace, investigador principal del estudio. "Si no encontramos una alternativa, tratar los gusanos adultos será muy difícil en los perros".


El gusano del corazón es causado por un parásito llamado Dirofilaria immitis y puede ser mortal si no se trata a tiempo. Los gusanos del corazón se propagan como larvas de huésped a huésped a través de las picaduras de mosquitos. Una vez maduros, los gusanos causan inflamación de los vasos sanguíneos y pueden bloquear el flujo sanguíneo, lo que provoca coágulos en los pulmones e insuficiencia cardíaca, así como insuficiencia hepática o renal.


El equipo de investigación identificó previamente cómo otras filarias similares a D. immitis evitan su destrucción al producir una proteína que bloquea una vía clave que alerta a los sistemas inmunes sobre su presencia. El equipo también identificó una segunda proteína que evita que las células T ataquen a los parásitos.


Los expertos sospechan que las mismas proteínas producidas por D immitis tienen un efecto similar en los perros. En este estudio, el equipo primero confirmará esta teoría y luego probarán cómo las diferentes proteínas de la superficie de los gusanos inmaduros interactúan con los glóbulos blancos de los perros donantes para ver qué proteínas estimulan de manera óptima el sistema inmunitario de un perro.


Este trabajo, si tiene éxito, podría sentar las bases para el desarrollo de la vacuna, y eventualmente progresar a ensayos clínicos en perros para evaluar la seguridad y efectividad de la vacuna candidata. Makepeace espera que sus resultados también puedan aplicarse a los gatos.


"Una eventual vacuna contra el gusano del corazón sería muy beneficiosa para la salud canina ya que los métodos preventivos actuales pueden ser costosos y depender del cumplimiento del propietario", indica Janet Patterson-Kane, directora científica de la Fundación Morris Animal, quien ha financiado el proyecto. "Una vacuna también abordaría el creciente problema de la resistencia a los medicamentos, lo cual es de gran preocupación tanto para los dueños de mascotas como para los veterinarios", añade.


Este estudio fue posible gracias a la American Heartworm Society, cuyo objetivo es avanzar en el progreso científico en el estudio de la enfermedad del gusano del corazón y alentar y ayudar a promover productos efectivos para la prevención, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad del gusano del corazón.

Archivo