Veterinaria militar en una de las misiones.

La veterinaria militar en la actualidad

Luis Ángel Moreno, académico de la Real Academia de Ciencias Veterinarias de España, ha recordado los inicios del Cuerpo castrense desde sus inicios hasta la actualidad
|

Este mes de junio se cumple el 175 Aniversario de la creación del Cuerpo de Veterinaria Militar. El Cuerpo se constituyó en 1845 con 75 mariscales mayores y segundos mariscales del ejército de los Borbones, hoy la “Especialidad Fundamental Veterinaria” (dentro del nuevo Cuerpo Militar de Sanidad) lo componen 131 jefes y oficiales, de ellos 30 son mujeres, una ya con el rango de coronel.


Los veterinarios militares, sin abandonar sus clásicas e históricas misiones asistenciales en el campo de la clínica y de la medicina y cirugía veterinarias, se encargan de la seguridad alimentaria, salud pública, control de enfermedades zoonósicas, higiene y sanidad ambientales, control integral de plagas, técnicas de desinfección, defensa NrBQ, reproducción asistida, apoyo facultativo a los equipos caninos, investigación aplicada ya sea en el campo de la genética y de la biología molecular, o en la investigación astrofísica.


En el apartado de las especialidades, Luis Ángel Moreno Fernández-Caparrós, Académico de Número y presidente de la Sección 5ª, Historia de la Veterinaria, de la Real Academia de Ciencias Veterinarias de España (RACVE), explica que “la especialización veterinaria se inicia en el año 1885 cuando en el antiguo Laboratorio Histoquímico del Ejército se forman los primeros oficiales veterinarios en bacteriología. En 1907 se establece, en el antiguo Instituto de Higiene Militar, la Sección de Veterinaria donde se comienzan a impartir, con mayor calado científico, unos cursillos de especialización para veterinarios primeros (capitanes). Tiene que llegar el año 1943 para que en el antiguo Laboratorio Central de Veterinaria Militar se comiencen a desarrollar las primeras especialidades veterinarias en bromatología, microbiología y epizootiología, como especialidad única, y con una duración de dos años. Tres años después se vio la necesidad de dividir este diploma en dos, uno para la especialidad de Bromatología y el otro para la de análisis clínicos veterinarios y epizootiología”.


A la especialización veterinaria en el ámbito castrense se accede por concurso oposición, y tras cursar tres años se obtiene el diploma que les capacita para ocupar destinos de la especialidad en laboratorios, hospitales, centros de enseñanza, policlínica veterinaria, pabellones de medicina y cirugía experimentales, Escuela militar canina de la Defensa, y organismo de Cría Caballar.


“El tiempo fue modificando el número de especialidades y adecuando los programas de la enseñanza de especialización a las cuatro especialidades actuales que son: Microbiología e Higiene y Sanidad Ambientales (que incluye análisis clínicos veterinarios), Higiene y seguridad alimentaria, Cirugía veterinaria, y Genética y reproducción animal”, señala Luis Ángel Moreno Fernández-Caparrós.


Actualmente, casi el 80% de la plantilla está diplomado en una de las cuatro especialidades y el 40% está en posesión del grado de doctor.


Una sustancial parte de los componentes del Cuerpo están en posesión de otra licenciatura o grado en medicina, odontología, biología, química, ciencias de la información y enfermería.


Para el académico de la RACVE, cuatro hechos enmarcan la celebración de este 175 Aniversario: “la creación de un Cuerpo patentado, la regalía del uniforme propio, el acceso al generalato y el curso de Estado Mayor. Si para las dos primeras acciones fue su principal impulsor el mariscal mayor y catedrático Nicolás Casas de Mendoza, para el generalato su adalid fue, desde 1908, el coronel Eusebio Molina Serrano, y para la diplomatura de Estado Mayor la Subdirección General de Apoyo Veterinario”.


Por último, destaca la evolución que ha ido experimentando el Cuerpo de Veterinaria Militar como la consolidación e incremento de especialidades veterinarias, acceso al generalato, incorporación de la mujer al Cuerpo castrense, el Cuerpo de Veterinaria Militar ha ido adquiriendo otros cometidos muy alejados de la medicina y cirugía hipiátrica, incorporación de los veterinarios a los ejércitos de Tierra, Armada y Aire, y órgano Central del Ministerio de Defensa, acceso a los estudios de Estado Mayor, la creciente participación en campañas de investigación en el continente Antártico, así como su integración en equipos de investigación aeroespacial, entre otros.

Archivo