Francisco Javier Chavernas, portavoz del Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Veterinarios, durante su intervención.

Los veterinarios participan en la Comisión de Estudio COVID-19 en Andalucía

El Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Veterinarios fue invitado a participar ayer en la subcomisión de Sanidad y Salud Pública que ha tenido lugar en el Parlamento andaluz tras la alerta sanitaria de la COVID-19
|

Ante la situación sanitaria ocasionada por la COVID-19, el Parlamento de Andalucía está concentrando sus esfuerzos en buscar soluciones para afrontar del mejor modo las consecuencias socioeconómicas derivadas de la pandemia.


Para ello, ha constituido una Comisión de Estudio sobre la recuperación económica y social de Andalucía a causa de la pandemia de la COVID-19 que trabajará intensamente los próximos tres meses y en la que se ha querido contar con la colaboración de representantes institucionales y agentes económicos y sociales.


Para hacer más operativo y eficaz este trabajo, se han puesto en marcha cuatro subcomisiones temáticas relacionadas a Sanidad y Salud Pública; Reactivación Económica; Políticas Sociales y Medidas de carácter estatal.


El Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Veterinarios forma parte de la subcomisión de Sanidad y Salud Pública y, ayer tuvo la primera toma de contacto para presentar un informe y propuestas del colectivo veterinario para ayudar a esta subcomisión en el logro de sus objetivos de recuperación socioeconómica de Andalucía, garantizando la Sanidad y Salud Pública en el marco de la pandemia del coronavirus.


A dicha comparecencia ha asistido, como portavoz del Consejo Andaluz, Francisco Javier Chavernas, presidente del Colegio de Veterinarios de Jaén, acompañado de Antonio López, asesor jurídico del CACV.


PRESENTACIÓN DEL INFORME Y PROPUESTAS SOLICITADAS AL CACV


En los diferentes ámbitos del ejercicio de la profesión Veterinaria, una de sus funciones principales es la prevención y control de zoonosis (enfermedades transmisibles entre animales y humanos y que se abordan desde centros y clínicas veterinarias, o desde las diferentes administraciones con competencia en materia de sanidad animal o de Salud Pública), “y no podemos olvidar que, aunque la transmisión de la COVID-19 es de humano a humano, esta enfermedad tuvo muy probablemente un origen zoonótico (salto de animal silvestre a humano en China)”, apuntan.


También destacan otras funciones básicas dentro de la Salud Pública desarrolladas desde la Veterinaria con un fuerte impacto en la gestión de esta como han sido el control de la seguridad alimentaria, la salud ambiental o la promoción de salud.


El Consejo Andaluz, en comparecencia en esta reunión, ha expuesto sus aportaciones y reflexiones a través de su portavoz, en las que se reclama una mayor participación activa de la profesión Veterinaria en el sistema andaluz de Salud Pública, tanto en la inclusión de equipos de investigación, así como componente de los grupos de trabajo del sector sanitario para la aportación de una visión experta en la detección y control de zoonosis.


También, Francisco Chavernas quiso destacar el reconocimiento de los veterinarios que actúan en la producción primaria de alimentos de origen animal, la necesidad del restablecimiento de personal en las OCAS y la regulación normativa del veterinario de explotación.


Por otro lado, “es fundamental concienciar a la población de la prioridad por adoptar determinados hábitos de conducta con la organización de campañas informativas para concienciación social”.


Como medidas de futuro, el Consejo Andaluz destacó en la subcomisión de Sanidad y Salud Pública el mantenimiento de circuitos reforzados para información y formación; la planificación de la respuesta diagnóstica y abastecimiento recursos materiales; la adopción inmediata de medidas de Salud Pública y el dimensionamiento de recursos humanos.


Todas estas son medidas encaminadas a afrontar con mayores garantías posibles las crisis sanitarias que puedan surgir en el futuro. 

Archivo