La fiebre hemorrágica de Crimea-Congo está causada por un virus, cuyo mecanismo de transmisión principal es la picadura de la garrapata.

Detectan un caso de fiebre hemorrágica de Crimea-Congo en Salamanca

​Las autoridades sanitarias recuerdan la importancia de utilizar repelentes contra las garrapatas tanto para las personas como para los animales de compañía
|

La Junta de Castilla y León, a través de la Dirección General de Salud Pública y su Servicio de Epidemiología, ha confirmado un caso de fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (F.H.C.C).


La fiebre hemorrágica de Crimea-Congo está causada por un virus, cuyo mecanismo de transmisión principal es la picadura de la garrapata del género “Hyalomma”, aunque también puede transmitirse de persona a persona por contacto con sangre o fluidos del enfermo, lo que puede ocurrir especialmente en personal sanitario cuando no está debidamente protegido.


El caso confirmado es un varón que permanece ingresado en el Complejo Asistencial Universitario de Salamanca desde hace un par de días y que había sufrido la picadura de una garrapata en una zona de pinares de la provincia salmantina a finales de mayo. El proceso infeccioso le ocasionó fiebre elevada, por lo que acudió a su médico de Atención Primaria, quien sospechó que pudiera tratarse de una infección transmitida por garrapatas y le puso tratamiento. Ante su no mejoría se le realizaron analíticas y se decidió su traslado hospitalario, con la sospecha de que pudiera tratarse de un cuadro de fiebre hemorrágica de Crimea-Congo.


El paciente está ingresado en el Servicio de Enfermedades Infecciosas en una habitación con las medidas de aislamiento previstas en estos casos y su estado clínico es estable dentro de la gravedad que esta patología implica.


Desde Salud Pública y en coordinación con el ámbito asistencial, tan pronto como se estableció la sospecha de este posible caso, se ha puesto en marcha el protocolo de actuación y coordinación entre las autoridades sanitarias del Ministerio de Sanidad y de la Comunidad autónoma de Castilla y León. Ante esta situación, se han remitido muestras de sangre del paciente al Centro Nacional de Microbiología del Instituto de ‘Salud Carlos III’, que ha confirmado que se trata de una infección por el virus de Crimea-Congo. Asimismo se han adoptado las oportunas medidas de protección de los profesionales sanitarios.


La Sección de Epidemiología del Servicio Territorial de la la Junta de Castilla y León, en colaboración con los profesionales sanitarios del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca, ha identificado los contactos de la persona afectada para indicarles el seguimiento a realizar. En los contactos estrechos, éste consiste en vigilar periódicamente su temperatura corporal y comunicar a su epidemiólogo de referencia cualquier cambio en su estado de salud.


En cuanto a la prevención de las picaduras por garrapatas, las autoridades sanitarias, recuerdan la importancia de usar ropa y calzado adecuados durante las salidas al campo, así como transitar por los caminos y utilizar repelentes tanto para las personas como para los animales de compañía. Asimismo hay que insistir en que las garrapatas que se puedan haber fijado, deben retirarse lo antes posible y de forma adecuada, preferentemente por profesionales sanitarios.


FIEBRE HEMORRÁGICA DE CRIMEA-CONGO


La fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (FHCC) es una enfermedad febril leve que puede progresar a un cuadro hemorrágico grave y a menudo mortal. Actualmente se considera una enfermedad emergente en países de Europa oriental y una de las enfermedades trasmitidas por garrapatas con mayor extensión a nivel mundial.


Está producida por un virus del género Nairovirus (familia Bunyaviridae) transmitido por la picadura de una garrapata infectada, las del género Hyalomma son las más eficientes, o por contacto con la sangre y los tejidos de ganado infectado. La transmisión de persona a persona puede producirse por el contacto con fluidos o excreciones de pacientes sintomáticos o por fómites.


La evolución de esta infección en el ser humano es característica y presenta cuatro fases diferentes: incubación, prehemorrágica, hemorrágica y periodo de convalecencia. Pero estudios serológicos realizados en países endémicos indican que la infección en el ser humano puede cursar de forma asintomática, si bien es difícil establecer en qué porcentaje.


En España, desde 2010 se ha detectado circulación del virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo en garrapatas capturadas en la provincia de Cáceres. En septiembre de 2016 se diagnosticó el primer caso humano, asociado al contacto con una garrapata en la provincia de Ávila y un segundo caso en un profesional sanitario que le atendió en la Comunidad de Madrid. En estudios posteriores se ha confirmado la presencia de virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo en garrapatas capturadas sobre animales silvestres en municipios de siete comarcas estudiadas de las Comunidades Autónomas de Extremadura, Castilla La Mancha, Castilla y León y Madrid.

Archivo