​El 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medioambiente.

Más de 2.000 veterinarios cuidan 1.800 espacios naturales protegidos en España

El 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medioambiente, la OCV reconoce la imprescindible labor que realizan los veterinarios en la gestión de los ecosistemas y en el control de espacios urbanos y periurbanos
|

España cuenta con 1.800 espacios naturales protegidos, tanto terrestres como marinos, un patrimonio natural de alto valor ecológico, paisajístico y económico, con una extensión superior a los 12,5 millones de hectáreas, en cuya gestión, conservación y mejora los veterinarios españoles juegan un papel fundamental.


Los más de 30.000 veterinarios españoles velan, además de por la sanidad animal y la salud pública, por el cuidado del medio ambiente, ya que trabajan bajo el enfoque One Health-Una Sola Salud debido a la evidente interconexión entre personas, animales y el entorno. De ellos, más de 2.000 veterinarios se dedican de forma directa y continuada a aspectos relacionados con el medio ambiente.


Así lo subraya con motivo del Día Mundial del Medioambiente la Organización Colegial Veterinaria (OCV), que destaca la imprescindible labor que realiza el colectivo veterinario en la gestión del medio en todas sus vertientes, desde la gestión de ecosistemas valiosos y espacios naturales hasta el cuidado de los parques de las ciudades o el control de las aguas.


El presidente de la OCV, Luis Alberto Calvo, destaca que los veterinarios “desempeñamos un papel fundamental como primera barrera sanitaria para poder hacer una detección temprana de enfermedades transmisibles tanto al hombre como a animales domésticos y fauna silvestre, prestando especial atención a las enfermedades emergentes, que pueden ser las que causen un mayor problema de salud en la población humana”.


PALIAR EFECTOS DEL CAMBIO CLIMÁTICO


Además, incide en que “los veterinarios, como garantes de la salud y el bienestar de los animales y las personas tenemos la responsabilidad de salvaguardar nuestro medioambiente, ayudando a paliar los efectos del cambio climático, gestionar los recursos naturales, evitar la aparición de enfermedades emergentes o garantizar la eliminación correcta de los medicamentos”.


En los núcleos urbanos y periurbanos, Calvo indica que “los veterinarios tienen un control sobre las especies autóctonas que conviven en las calles de las diferentes ciudades y sobre las especies migratorias que llegan cada año desde distintas partes del mundo, que suponen un riesgo de enfermedades para los animales y los propios ciudadanos, ya que la salud de la fauna urbana es un fiel reflejo de la salud de su ciudad”.


En cuanto al control y protección tanto de la fauna silvestre como del medio acuático, hay que resaltar que el veterinario es el único profesional capacitado para llevar a cabo programas zootécnicos y sanitarios en alojamientos de animales, como pueden ser los centros de recuperación y de cría de especies tanto terrestres como marinos, al margen de ejecutar las acciones clínicas que pudieran requerir dichos ejemplares.

Archivo