Mitología y Veterinaria: Troya e inspección veterinaria.

Mitología y Veterinaria: Troya e inspección veterinaria

​En este nuevo vídeo de divulgación veterinaria, utilizo la metáfora del caballo de Troya para entender la importancia de la prevención para evitar catástrofes sanitarias que puedan afectar a la sanidad humana
|

La Real Academia de la Lengua define metáfora de la siguiente forma: aplicación de una palabra o de una expresión a un objeto o a un concepto, al cual no denota literalmente, con el fin de sugerir una comparación (con otro objeto o concepto) y facilitar su comprensión. 


En este nuevo vídeo de divulgación veterinaria, utilizo la metáfora del caballo de Troya para entender la importancia de la prevención para evitar catástrofes sanitarias que puedan afectar a la sanidad humana.



¿Por qué esta metáfora? La mitología nos cuenta que Troya era una gran ciudad, con un gran ejército y unas extraordinarias murallas para defenderse del enemigo. Según nos relata este episodio de la mitología los troyanos tenían la batalla bajo control, pero bastó con bajar la guardia dejando pasar un caballo de madera al interior de la ciudad, sin la inspección pertinente, para que el ejército griego ganase la batalla. 


No sabemos lo cierto o real de este hecho mitológico, lo que sí sabemos es que nos puede servir para entender la importancia que tiene proteger nuestras fronteras sanitarias desde un ámbito multidisciplinar. No solo es importante poder defenderse de los ataques cuando se enferman las personas, sino que también es imprescindible evitar que se produzca la enfermedad mediante el trabajo de los veterinarios que preservan la salud de los animales y realizan inspecciones y controles de calidad para minimizar la entrada de peligros escondidos que puedan afectar a nuestra salud.


Los veterinarios conocemos bien que el 75% de los patógenos de las enfermedades infecciosas emergentes, es decir, el 75% de los caballos de Troya que intentan colarse dentro de la sanidad humana, son de origen animal. Es nuestra labor encargarnos de reducir y controlar todos estos caballos de Troya para que el ejército de médicos implicados directamente en la sanidad humana pueda seguir trabajando mientras se producen estos constantes ataques que se cortan de raíz gracias a los veterinarios. 


Todo lo anterior se podría resumir así: Hygia pecoris salus populi.



Enlaces de redes sociales:

Youtube

Instagram

Twitter

Facebook

Web

Archivo