Palazzo Montecitorio, edificio que alberga la sede de la Cámara de Diputados de la República Italiana.

Italia condenará penalmente las agresiones a veterinarios

De acuerdo con el proyecto de ley contra la violencia de los trabajadores sanitarios, cualquier persona que cause "lesiones graves o muy graves" a un médico veterinario será castigada penalmente
|

Tras la aprobación de la Cámara de Diputados de Italia solo queda la aprobación del Senado para que, tras varias modificaiones, salga adelante la primera ley estatal italiana contra actos violentos que dañen a un profesional sanitario, "Disposiciones sobre seguridad para los operadores en las profesiones de salud y socio-salud en el ejercicio de sus funciones".


“Es un buen resultado la aprobación unánime de la Cámara. Espero que, después de esta votación, la disposición se convierta pronto en ley estatal. Fortalecer sus protecciones legales y sancionar todas las formas de agresión es una forma concreta de cuidar a quienes nos cuidan”, señaló el ministro de Sanidad, Roberto Speranza.


La ley introduce protecciones penales y administrativas, la violencia verbal también es punible, y recomiendan la videovigilancia en el lugar de trabajo para velar por la seguridad, entre otras normas. Además, el Ministerio de Sanidad creará un Observatorio Nacional sobre la Seguridad de los Profesionales de la Salud y las Profesiones Socio-Sanitarias.


De acuerdo con el proyecto de ley contra la violencia de los trabajadores sanitarios, cualquier persona que cause "lesiones personales graves o muy graves" a un médico veterinario en el ejercicio de su profesión, o "debido a sus deberes o su servicio", será castigada penalmente. La pena es la misma que ya está prevista en el artículo 583-quater del Código Penal: las lesiones graves se castigan con penas de prisión de cuatro a diez años; y las lesiones muy graves con prisión de ocho a dieciséis años. El hecho de que la persona lesionada sea un profesional sanitario es una “circunstancia agravante”.


También recoge expresamente la figura de los auxiliares. Según explican, la misma sanción prevista en el artículo 583-quater se aplica cuando la lesión, grave o muy grave, es causada a "cualquier persona que realice actividades auxiliares de atención, atención médica o rescate, funcionales para el desempeño de dichas profesiones, en el ejercicio o por estas actividades".


Por otra parte, establece, a menos que el hecho constituya un delito, la sanción administrativa del pago de una suma de 500 a 5.000 euros para cualquier persona que realice conductas violentas, insultantes, ofensivas o de acoso contra los profesionales.


Otro aspecto reseñable es que se deberán incluir entre los planes de seguridad de los centros protocolos operativos específicos con la policía "para garantizar su intervención oportuna".


Esta ley fue impulsada por la emergencia de COVID-19 que condujo a un esfuerzo extraordinario en el sistema nacional de salud italiano. Si bien, los veterinarios italianos llevan mucho tiempo demandando la necesidad de leyes que les protejan.

Archivo