Luis Alberto Calvo (izq.), presidente de la Organización Colegial Veterinaria (OCV), y Alfonso Raffin (drch.), portavoz del proyecto HiCov.

Preocupa a la OCV el proyecto para lograr inmunidad de rebaño promovido por veterinarios

​El proyecto HiCov, que busca lograr la inmunidad de rebaño, ha contactado con la Organización Colegial Veterinaria para intentar lograr que les apoyen o aporten ideas a su iniciativa
|

Un grupo de veterinarios, que ya es un equipo multidisciplinar, comenzó un proyecto voluntario para intentar llevar a cabo un ensayo masivo de vacunas experimentales con el que creen que se podría lograr la inmunidad de rebaño en la población antes de que llegue una nueva oleada del coronavirus, un proyecto denominado HiCov (Herd Inmunity Controlled Organized and Voluntary Project).


“Lo único que queremos es que en esta situación tan especial se tenga en cuenta los conocimientos de un grupo y que este plan se discuta y se valore lo que es bueno y lo que es malo”, apunta Alfonso Raffin, veterinario y portavoz del proyecto, en declaraciones a Diario Veterinario.


Para poder realizar este proyecto deben contar con la validación del Gobierno de España y el Ministerio de Sanidad, y para ello están realizando rondas de contactos con diferentes partidos políticos, gobiernos autonómicos, colegios profesionales… para que les apoyen. Una de las instituciones contactadas ha sido la Organización Colegial Veterinaria (OCV) que en su respuesta muestra cierta preocupación ante esta iniciativa.


Les advierten que deben contar con la correspondiente autorización de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), tanto para la realización de un ensayo clínico como para el uso de una vacuna, y que cualquier actuación que no cuente con las autorizaciones pertinentes, “podría derivar en responsabilidades de diferentes tipos para las personas que pudieran estar implicadas, además de la eventual repercusión negativa en la imagen y prestigio de la profesión Veterinaria ante la opinión pública”.


Por ello, la Organización Colegial Veterinaria avisa que, si incumplen el Código para el ejercicio de la profesión Veterinaria, en referencia a la responsabilidad de carácter deontológico, “conllevaría ineludiblemente la exigencia de la correspondiente responsabilidad disciplinaria”.


Raffin afirma que tenían la esperanza de contar con el apoyo de la OCV, “nos da pena que no hayan entendido ni el proyecto ni nuestra comunicación”.


Por otra parte, la OCV les recuerda que tienen la “representación exclusiva de la profesión veterinaria en España, y quiere dejar constancia que su proyecto no es la iniciativa de los veterinarios y esto deben aclararlo muy bien en sus declaraciones”.


Respecto a ello, el portavoz del proyecto indica que “lo que hemos hecho es mejorar la imagen de los veterinarios cuando se nos pregunta. Resaltando cuáles son nuestras funciones dentro de la sociedad y la diversidad de funciones que tenemos”.


Raffin está convencido de que el proyecto saldrá adelante “porque cada vez que hablo con más personas, incluso fuera de mi profesión, y lo ven más claro. Porque están viendo la situación económica, están siguiendo la evolución de la pandemia en otros países y todas las salidas que están ahora mismo encima de la mesa no dan ninguna garantía. La psicología humana necesita tener alguna claridad, los mercados económicos necesitan tener alguna claridad, todo el mundo quiere ver una meta, ver una luz. Lo nuestro si muestra una luz, una meta, un objetivo”.


¿CUÁL ES EL MAYOR RIESGO DE UNA VACUNA EXPERIMENTAL EN UN VOLUNTARIO?


Según recoge la web del proyecto, “con la inoculación de una vacuna viva atenuada experimental en una persona con formación médica, todos aquellos síntomas subjetivos, que, de otra manera, en un paciente no formado serían más difíciles o imposibles de expresar, se pueden recabar, enriqueciendo así el estudio para evitar mayor número de efectos secundarios indeseados, entre otras ventajas”.


Si bien, este proyecto puede tener riesgos. “El mayor de todos, aparte de una reacción anafiláctica, es que provoque los mismos síntomas que el virus en pacientes donde se genera la tormenta de citoquinas. Para ello deben monitorizarse los marcadores que la anticipan o emplear medicamentos que anticipadamente la anulan. Deberá ser según los criterios médicos que el equipo de expertos decida, en la búsqueda de un protocolo”, indican.

Archivo