Casi dos tercios de los propietarios informaron cambios previos a las convulsiones en su perro (65%), más comúnmente indicando apego, energía excesiva y sueño inestable.

Cómo identificar los signos de la epilepsia en perros antes de una convulsión

Un estudio internacional ha revelado varios signos y cambios en el comportamiento de los perros con epilepsia antes de una convulsión
|

La investigación, realizada en el Royal Veterinary College (RVC) por la estudiante de doctorado, Sarah Finnegan, y un equipo multidisciplinario de neurólogos, conductistas y biólogos, encontró que casi dos tercios de los propietarios informaron cambios previos a las convulsiones en su perro (65%), más comúnmente indicando apego, energía excesiva y sueño inestable. Estos signos variaban entre los perros, con otros cambios comunes que incluyen torpeza, jadeo excesivo, retraimiento o quietud y falta de energía.


Casi la mitad de los propietarios (43%) también informaron desencadenantes de ataques, que comúnmente involucraban estrés, comida y emoción. Los propietarios informaron una amplia gama de otros factores desencadenantes, incluidos ruidos fuertes, fuegos artificiales, tormentas, productos para el hogar (productos de limpieza y ambientadores) y atención médica preventiva, incluidos productos antipulgas y vacunas.


Más de la mitad de los propietarios (60%) creían que podían predecir una próxima convulsión en su perro al usar una combinación de cambios previos a la convulsión y reconocer los desencadenantes. Casi la mitad de estos propietarios pudieron hacerlo 30 minutos o más antes de que comenzara.


La epilepsia canina es el trastorno cerebral a largo plazo más común en perros y se caracteriza por convulsiones recurrentes. Las convulsiones son estresantes tanto para el perro como para el dueño y pueden parecer impredecibles e incontrolables. “Estos hallazgos son increíblemente importantes para ayudar a los propietarios a identificar formas de predecir las convulsiones futuras y mejorar la gestión cuando ocurran”, indican. Esta información también ayudará a reducir el estrés del propietario al aumentar la previsibilidad de estos eventos angustiantes y potencialmente conducir a formas de detenerlas.


Rowena Packer, líder de investigación en epilepsia canina en el RVC, señala que “fue fascinante descubrir cómo muchos propietarios de perros con epilepsia están en sintonía con cambios sutiles en el comportamiento de su perro antes de las convulsiones. Muchos de nuestros hallazgos hacen eco de lo que se ve en pacientes con epilepsia humana y agregan evidencia para respaldar la presencia de períodos de convulsiones prodrómicas en perros y personas. La recopilación de datos objetivos adicionales para confirmar estos hallazgos y explorar formas de utilizar de manera proactiva este período para el manejo de los ataques es una prioridad para futuras investigaciones”.


“Este estudio también destaca cuán crucial es que los dueños de perros con epilepsia mantengan buenos registros, no solo de las convulsiones de sus perros, sino también de los cambios en el comportamiento y la exposición a posibles factores desencadenantes, para obtener una mejor imagen de los patrones en la actividad de las convulsiones de su perro”, añade.

Archivo