Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia.

La Xunta de Galicia se olvida de los veterinarios de la OPE de 2018

​Después de varias quejas realizadas por varios veterinarios tanto a la Dirección General de la Función Pública y a la Valedora do Pobo, a día de hoy el proceso sigue inacabado
|

Los veterinarios que optaban a las plazas de la Administración de la Comunidad Autónoma de Galicia correspondientes a la Oferta Pública de Empleo (OPE) de 2018 siguen esperando a que el proceso selectivo finalice tras conocerse la lista de aprobados.


El 31 de marzo de 2017, la Xunta de Galicia publicó la Orden en la que se convocaba el proceso selectivo con 55 plazas ofertadas cuyo primer examen se realizó el 20 de mayo de 2018. Los resultados de esta primera prueba se obtuvieron el 15 de junio. Los siguientes exámenes restantes tuvieron lugar el 28 de julio y el 23 de noviembre.


El último trámite era la calificación de los méritos de los participantes, que finalizó el 22 de enero de 2019. Si bien, la resolución de los aspirantes que superaron el proceso selectivo no se publicó hasta el 17 de diciembre de 2019.


Tras varios meses el proceso sigue inacabado, ya que la toma de posesión de las plazas no se ha determinado y los veterinarios aún no han sido nombrados para su puesto, provocando diversas consecuencias negativas en la vida laboral y personal de los afectados debido a que muchos de ellos “están trabajando como personal laboral en vez de estar como funcionarios, obteniendo un sueldo inferior al que deberían de estar ganando o problemas de cambio de trabajo”, indica Ana Martínez, una de las opositoras en declaraciones a Diario Veterinario.


Asimismo, las listas de contratación temporal es otro de los efectos perjudiciales de este escenario, “el problema no solo afecta a los que aprobamos, de la resolución del proceso depende la actualización de las listas de contratación temporal lo que supone que muchos compañeros que aprobaron los exámenes y podían estar realizando sustituciones están sin trabajar”, añade Martínez.


Uno de los problemas de mayor calado entre los opositores que aprobaron y están trabajando como personal laboral es el desplazamiento y la connotación económica negativa que ello conlleva. “Como laboral dejo de ganar unos 600 € al mes.... multiplíquese por 12-15 meses que debiera haberse resuelto. Además, me tengo que desplazar 120 km ida-vuelta todos los días, cuando podría estar trabajando en mi ciudad de residencia”, menciona Urbano San Martín, otro de los veterinarios que nos ha atendido.


Los veterinarios achacan a la falta de voluntad y dejadez por parte de la administración la causa de que el proceso no avance y siga paralizado, “el motivo es falta de voluntad, no veo otro. Un gobierno hace una previsión de sus necesidades de personal que expresa en forma de OPEs. El proceso selectivo en el que somos afectados pretende cubrir 55 plazas de veterinarios de las OPEs de 2008 y 2014, es decir, que hace 6 años necesitaban 55 veterinarios y desde entonces ha habido bajas jubilaciones, excedencias, etc. Ahora que tiene al personal seleccionado cuál es el motivo para no incorporarlo... esta dilación indebida no tiene respuesta racional”, matiza Esperanza Longueira, otra de las afectadas.


Otra de las causas por las que se cree que no se ha finalizado todavía el proceso es la situación política y la convocatoria de las próximas elecciones a la Xunta de Galicia previstas para el 12 de julio de 2020. “La Xunta está más preocupada de las elecciones que de nosotros. Se dice que no quieren nombrarnos antes de las elecciones porque no hay suficientes vacantes y tendrían que echar a algún interino (según cuentan 5 y nosotros somos 55) para nombrarnos a nosotros y no quieren noticias negativas”, declara Urbano.


MEDIDAS TOMADAS


Igualmente, los opositores han tomado algunas medidas al respecto para saber en qué situación se encuentran, saber en qué momento finalizará el proceso y dar a conocer la situación a la sociedad a través de “llamadas telefónicas a la Función Pública o escritos al director de ésta” aunque no se obtenga una respuesta, menciona José Casqueiro. Además, han intentado ponerse en contacto con la Valedora do Pobo e incluso “la situación ha sido denunciada por los sindicatos en varias ocasiones”, subraya Ana Martínez.


En consecuencia, la sensación entre los afectados es de desánimo, desasosiego e incertidumbre ante un proceso cuya expectativa es “negativa, ya que no se ve mucha intención de resolver”, argumentan. “Es tal el grado de abandono que ya no nos quedan muchas expectativas, tenemos diferentes grupos y estamos pendientes de seguir realizando diferentes tipos de movilizaciones, manifestaciones, cartas, etc… para que finalicen este proceso”, expone Yolanda Román

Archivo