Presentación de la estrategia "Farm to Fork".

Reducir un 50% las ventas de antimicrobianos para animales de granja

​La nueva estrategia adoptada por la Comisión Europea "Farm to Fork" establece como uno de los objetivos principales la reducción en un 50% de las ventas de antimicrobianos utilizados para animales de granja y acuicultura
|

En el día de ayer, la Comisión Europea adoptó una nueva estrategia integral de biodiversidad y una “estrategia de la granja a la mesa” (Farm to Fork) para tener un sistema alimentario justo, saludable y respetuoso con el medio ambiente. Las dos estrategias se refuerzan mutuamente y unen a la naturaleza, los agricultores, las empresas y los consumidores para trabajar conjuntamente hacia un futuro competitivo y sostenible.


La estrategia “Farm to Fork” permitirá la transición a un sistema alimentario sostenible de la UE que salvaguarde la seguridad alimentaria y garantice el acceso a dietas saludables provenientes de un planeta saludable. Según el documento, establece objetivos concretos para transformar el sistema alimentario de la UE, incluida una reducción en un 50% del uso y el riesgo de pesticidas, una reducción en al menos un 20% del uso de fertilizantes, una reducción en un 50% de las ventas de antimicrobianos utilizados para animales de granja y acuicultura, y alcanzan el 25% de las tierras agrícolas bajo agricultura ecológica. También propone medidas ambiciosas para garantizar que la opción saludable sea la más fácil para los ciudadanos de la UE, incluido un etiquetado mejorado para satisfacer mejor las necesidades de información de los consumidores sobre alimentos saludables y sostenibles.


AnimalhealthEurope, la federación que agrupa a las empresas y asociaciones nacionales de Europa pertenecientes a la industria de sanidad animal, ha mostrado su apoyo a la ambición de la Comisión Europea de “avanzar hacia un sistema alimentario justo, saludable y respetuoso con el medio ambiente, con una transformación basada en tecnologías innovadoras y propicias, respetando la biodiversidad y el medio ambiente”.


Según explican, “el uso de herramientas digitales innovadoras y prácticas preventivas para la salud animal son elementos contribuyentes que pueden ayudar a acelerar esta transición”. Así, la industria de sanidad animal europea señala que los agricultores y los veterinarios deben recibir apoyo para tener acceso a todas las herramientas disponibles para salvaguardar la salud, garantizar el bienestar de los animales y responder rápidamente a los brotes de enfermedades. “Este es el verdadero camino hacia la producción sostenible de alimentos, donde la seguridad alimentaria para los ciudadanos de la UE sigue siendo el foco principal”, destacan.


Por otra parte, la FVE (Federación de Veterinarios de Europa) ha acogido con beneplácito la estrategia de la Unión Europea ‘Farm to Fork’. “Los veterinarios apoyan la visión de Una Salud como la relación entre la salud de los animales, las personas y los ecosistemas como crucial. Ahora esperamos con interés el marco legislativo”, ha manifestado la FVE.

Archivo