Coronavirus: El centro veterinario tiene más gastos, ¿debes subir el precio?

Durante la crisis sanitaria del coronavirus que está atravesando España, los centros veterinarios están recibiendo menos clientes, sin embargo, muchos veterinarios confiesan que están gastando más en productos para desinfectar y en medidas preventivas
|

La mayoría de los centros veterinarios generalistas, durante esta crisis, están tratando de controlar al máximo los costes-gastos no vitales para el negocio tratando de reducirlos, para ajustarlos a la bajada de los ingresos y que se disponga de tesorería para poder hacer frente a todos los pagos.


Durante la crisis sanitaria del coronavirus que está atravesando España, los centros veterinarios están recibiendo menos clientes que está ligado a una bajada de ingresos, sin embargo, muchos veterinarios confiesan que están gastando más en medidas preventivas, productos para desinfectar y limpiar, y alguno paga más horas a la persona que realiza la limpieza. “Me ha subido el gasto en limpieza de la clínica veterinaria, porque gasto más productos”, confiesa un veterinario al experto José Luis Villaluenga de Rentabilidad Veterinaria.


Villaluenga ha hablado con varios veterinarios para conocer si es una “locura” o no, ahora que los propietarios disponen de menos dinero para gastar, subir los previos de los servicios veterinarios. “Pero, ¿hay razones para subir los precios de los servicios?”, se pregunta.


Al consultar a muchos compañeros de profesión, Villaluenga ha ido encontrando que la mayoría está gastando más ahora por la crisis del coronavirus. “Los desinfectantes que utilizamos en la clínica nos han subido hasta 3 o 4 veces su precio normal”, o “tengo mayor gasto en equipos de protección individual de mis trabajadores”, han sido algunas de las respuestas de los profesionales.


Y es que, las nuevas medidas de higiene que obliga el Gobierno han provocado que muchos centros tengan que cuidar más aún la limpieza, tomar medidas de protección como incorporar mamparas de plástico en el mostrador o en la sala de espera para favorecer distancias entre propietarios, o facilitar diariamente equipos de protección a sus empleados y clientes, entre otras.


También se están encontrando que distribuidores que antes les servían se les está acabando las existencias, “he tenido que pedir a otro, y me ha resultado más caro”, relata un afectado.


Además, en épocas de crisis el contacto con el cliente es fundamental para fidelizar, y ello conlleva un aumento en el gasto en publicidad, “más SMS, campaña automatizada de email marketing... He subido el gasto en redes sociales: Facebook Ads, banner en página Web. Por lo que he tenido que subir los gastos de la empresa externa que me lleva las redes”, indican.


“Lo anteriormente comentado es un aumento de costes variables (productos más caros), salariales (más tiempo a persona de la limpieza y retribuciones extras al personal) y generales o estructurales (publicidad, mamparas, formación, externos...). No los debes asumir tú. Añádelos al coste de tus servicios y sube precios, prácticamente de casi todo lo que esté afectado, porque la mayoría son costes fijos”, recomienda Villaluenga.


Por otra parte, aconseja que “si vendéis productos (alimentación, medicamentos para crónicos, u otros) y los lleváis a domicilio, salvo a excepciones (personas mayores que no pueden o deben salir, discapacitaciones...), deberíais cargar una cantidad por el servicio de entrega”.


¿QUÉ DECIRLE AL CLIENTE?


Respecto a las quejas o comentarios que se puedan sufrir por parte de la clientela, “explicarle la situación y comentarle los nuevos gastos adicionales que tiene que repercutir en la clínica. Lo entenderán. Quizás si no lo entienden, no sean los clientes que tú quieres para tu centro veterinario”.

Archivo