Según recoge el informe, se han notificado 235 casos de gatos, recolectados a nivel global, que presentan síntomas neurológicos.

Advierten de riesgos neurológicos en gatos por uso indebido del gel Osurnia

Las autoridades llaman la atención de los veterinarios y piden que se evite el uso de este medicamento en gatos debido al riesgo de signos neurológicos
|

La Agencia Nacional de Seguridad Alimentaria, Ambiental y de Salud Ocupacional - Agencia Nacional de Medicamentos Veterinarios de Francia ha informado que, como parte del monitoreo de los datos de farmacovigilancia, el análisis retrospectivo y la evaluación de todos los informes de reacciones adversas, han detectado un uso indebido del medicamento veterinario Osurnia, un gel para el tratamiento de otitis en perros. Las investigaciones de la Agencia francesa identificaron riesgo de efectos neurológicos adversos en gatos por el uso no autorizado de dicho fármaco.


Osurnia es un gel para los oídos compuesto por una combinación de betametasona, florfenicol y terbinafina indicados para el tratamiento de la otitis externa aguda y las manifestaciones agudas de la otitis externa recurrente asociada con Staphylococcus pseudintermedius y Malassezia pachydermatis en perros.


La seguridad y eficacia de este medicamento en gatos no se ha evaluado como parte de la autorización de comercialización de este medicamento para perros. Sin embargo, sus métodos de uso (un tratamiento completo requiere solo dos aplicaciones en el canal auditivo con 7 días de diferencia) lo convierten en un medicamento atractivo para el tratamiento de la otitis en gatos, especialmente en animales agresivos, ya que las manipulaciones son complicadas.


Según recoge el documento, se han notificado 235 casos de gatos, recolectados a nivel global, que presentan principalmente síntomas neurológicos (incluido el síndrome de Horner con protrusión de la membrana nictitante, miosis, anisocoria y trastornos del oído interno con ataxia e inclinación de la cabeza) y signos sistémicos (anorexia y letargia).


Los síntomas aparecen en la mayoría de los casos dentro de las 24 horas posteriores a la aplicación, y desaparecen parcial o completamente en un tiempo que varía de 1 día a 3 meses en la mayoría de los casos, después de lavar el oído tratado. Aunque estos síntomas pueden explicarse por una evolución de otitis, la cronología y la evolución de estos apuntan más hacia una ototoxicidad de Osurnia.


Por ello, las autoridades llaman la atención de los veterinarios y piden que se evite el uso de este medicamento en gatos debido al riesgo de signos neurológicos. “Esta información ha sido evaluada a nivel europeo por el Comité de Medicamentos Veterinarios (CVMP) de la Agencia Europea de Medicamentos, que ha decidido modificar el resumen de las características del producto”, indican. Asimismo, la EMA en su informe insiste en que “se debe evitar el uso del medicamento veterinario en gatos”.

Archivo