Advierten que los refugios de animales están al borde del colapso

Actualmente, la adopción de animales no está permitida y la entrada de animales ​de personas contagiadas o fallecidas por el coronavirus está provocando una situación límite
|

La Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (FAADA) solicita que el Gobierno autorice “urgentemente” la adopción de los animales que se encuentran en centros de acogida y que se establezca una moratoria en cuanto a la cría de animales destinados a la venta.


Si bien la ONG afirma que en la actual situación de crisis provocada por la COVID-19 no se ha constatado un aumento significativo en el número de abandonos de animales en centros de acogida de España, “la situación en ellos se ve agravada por la entrada de animales de personas contagiadas o fallecidas por la enfermedad (COVID-19)”.


Así, mientras siguen entrando animales, FAADA señala que no están permitidas las adopciones o las acogidas en casas de voluntarios. “Las medidas tomadas para evitar el desplazamiento y la acumulación de personas que puedan facilitar la propagación del coronavirus, inicialmente por un periodo de 15 días, se han extendido hasta el día de hoy y se desconoce cuándo finalizarán”, explican.


“El bienestar de los animales en los centros, tanto de perros y gatos como de los llamados ‘exóticos’, se está viendo gravemente comprometido debido al actual hacinamiento provocado por la entrada de animales y el bloqueo de las adopciones. Esto implica mayor gasto y menos recursos, el mínimo personal para su cuidado, falta de voluntarios que colaboren con los paseos, ayudando así a reducir el estrés de los animales y mejorar su socialización, todo ello pudiendo conllevar a graves problemas sanitarios”, resaltan.


La ONG señala que, al no existir una autorización expresa para poder tramitar adopciones de animales a través de internet, queda bajo la interpretación de los agentes actuantes si ese desplazamiento entra dentro de los casos de fuerza mayor, “sin embargo, la venta de animales de cualquier tipo sí está claramente permitida, tratándose de una grave discriminación”.


Asimismo, añaden que, “aunque esta medida fuera tomada por el temor de posibles adopciones fraudulentas y con el buen fin de proteger a los animales, no se tuvo en cuenta que un mal destino también lo podrán tener los animales que se compran a través de Internet, y que en las perreras de muchas comunidades autónomas los animales que hubieran podido salvarse mediante la adopción, acaban sacrificados transcurrido el plazo que marca la ley”.


Por último, aseguran que los refugios y las protectoras de animales son los más interesados en que los animales tengan el mejor destino posible, y por eso entrevistan y filtran a las posibles familias adoptantes y redactan contratos con cláusulas que permitan revocar la adopción si se constata una actitud negligente o irresponsable hacia el animal.


Por todo ello, solicitan al Gobierno que tome dos medidas fundamentales para proteger a los animales y garantizar su bienestar tanto en centros de adopción como en núcleos de venta.


Por un lado, que autorice urgentemente la adopción de los animales abandonados que se encuentran en centros de acogida, estableciendo las medidas necesarias para garantizar la protección de las personas frente al riesgo del coronavirus. Y, por otra parte, que se establezca una moratoria en cuanto a la cría de animales destinados a la venta clasificados como “animales de compañía domésticos o exóticos”, y se prohíba la entrada de ejemplares desde otros países, hasta que se solucione el problema de saturación de los refugios y centros de acogida de animales abandonados.

Archivo