¿Cómo actuar con la mascota de un caso sospechoso o contagiado de coronavirus?

Veterinarios italianos han elaborado unas directrices para el manejo de mascotas de propietarios sospechosos, o que estén infectados, por coronavirus con el objetivo de "prevenir posibles especulaciones y prejuicios"
|

Aunque, en la actualidad, no hay evidencia científica de que los animales puedan representar un riesgo de transmisión del coronavirus COVID-19 para los humanos, ya que la principal vía de transmisión de este virus es el contagio Inhumano, la OIE (Organización Mundial de Sanidad Animal) recomendó utilizar el enfoque One Health para compartir información y llevar a cabo una evaluación de riesgos con el objetivo de decidir, desde un punto de vista epidemiológico y si hay recursos disponibles, si se debe analizar a una mascota que ha tenido contacto cercano con una persona infectada con COVID-19.


Es por eso que un grupo de trabajo técnico-científico formado por veterinarios coordinados por la Dirección General de Sanidad Animal y Medicamentos Veterinarios del Gobierno italiano ha desarrollado un documento llamado "Directrices para el manejo de mascotas sospechosas de estar infectadas con SARS-CoV-2" que apunta a "prevenir posibles especulaciones y prejuicios que conducirían a una zoofobia desmotivada, evitando así fenómenos de abandono de mascotas como perros y gatos con el consiguiente aumento de perros callejeros", señalan.


Los expertos recuerdan que “por el momento no se ha demostrado que los animales puedan actuar como propagadores de la infección, pero los pocos datos que han surgido en estudios sobre la relación del coronavirus con los animales sugieren la necesidad de investigar el papel que las mascotas pueden desempeñar en la epidemiología del virus”.


El documento tiene dos propósitos: proporcionar pautas sobre el manejo de mascotas en casos de infección humana dentro del grupo familiar, minimizar el riesgo de propagación y al mismo tiempo proteger el bienestar animal; e indicar un método de muestreo racional que permita una evaluación de riesgos.


ESCENARIOS POSIBLES


En el caso de una infección por COVID-19 en una unidad familiar surgen dos escenarios posibles.


Por un lado, el escenario A que sería el hogar compuesto por una o más personas sospechosas de estar infectadas y que se encuentran en cuarentena en su hogar.


En este escenario, los expertos italianos recomiendan que las mascotas se queden con la familia. “La persona infectada debe evitar el contacto cercano con el animal, comportándose hacia él con las mismas precauciones adoptadas para otros miembros de la familia”.


Si no es posible mantener al animal con las garantías adecuadas, será posible comportarse como se describe en el escenario B. Dicho escenario sería la unidad familiar compuesta por una o más personas hospitalizadas por COVID-19, con animales que permanecen solos.


En esta situación, aconsejan que alguna persona se haga cargo del animal, o bien cuidándolos en el hogar original previamente desinfectado de acuerdo con las instrucciones de los servicios competentes. “En el caso de trasladar al animal de un hogar a otro, es preferible mantener al animal aislado durante al menos 72 horas, para minimizar la carga viral potencialmente presente en el pelaje del animal”, apuntan. Para evitar baños con sustancias agresivas para la piel del animal, se recomienda hacerlo después de 72 horas con champús normales para animales, posiblemente a base de clorhexidina. También indican que existen formulaciones en aerosol y gel basadas en clorhexidina que podrían reemplazar el baño.


SALIDAS AL EXTERIOR


El informe también recoge cómo se debe actuar con las salidas al exterior de los animales de compañía. Los expertos indican que los perros deben ir bajo el control de personas que se hayan puesto a disposición para hacerlo (parientes, amigos, o voluntarios debidamente informados). “Para el manipulador será suficiente usar guantes y una mascarilla, evitar el contacto demasiado cercano con el animal y conducirlo con una correa, asegurando distancias sociales de otras personas o animales”.


Respecto a los gatos, indican que es recomendable, si es posible, “garantizar una delimitación del área exterior (por ejemplo, un jardín confinado con redes anti escalada), para evitar el contacto con otras personas y animales”.


En el caso de los hurones, si están acostumbrados a salir, se pueden manejar con las mismas precauciones adoptadas para los perros, de lo contrario, aconsejan que permanezcan confinados dentro de la casa.


MUESTREO SOBRE EL ANIMAL


“En el momento del primer hisopo realizado en el componente de una unidad familiar, el censo de mascotas también se incluirá en la hoja epidemiológica y en las entrevistas de los días siguientes, operados de forma remota, también se monitoreará el estado de salud de estos sujetos”, señalan desde el Gobierno italiano.


Por el momento, no consideran necesario tomar muestras de animales, “dada la necesidad de reducir los contactos entre humanos durante la cuarentena y también considerando la necesidad de dar prioridad a las pruebas realizadas a pacientes humanos”.


En el caso de que durante el monitoreo remoto se encuentren manifestaciones clínicas en animales que requieran intervención veterinaria, el veterinario evaluará al perro, gato o hurón y repetirá la prueba después de 7 y 14 días, con el envío de las muestras a las autoridades competentes. En caso de positivo, los hisopos se repetirán cada 7 días hasta que sean negativos.


En ningún caso el animal será retirado de la unidad familiar, a excepción de la necesidad de hospitalización en un centro veterinario.


Por último, advierten que es obligatorio que los servicios veterinarios registren toda la información útil para la correlación humano - animal y los resultados de las pruebas realizadas en animales

Archivo