Antonio Villalba, presidente del Colegio de Veterinarios de Málaga.

El presidente de Málaga pide comprensión al Gobierno ante la situación de la Veterinaria

​El presidente del Colegio de Veterinarios de Málaga, Antonio Villalba, ha repasado la situación actual de la profesión en plena crisis sanitaria por el coronavirus COVID-19
|

La pandemia del coronavirus COVID-19 está afectando a todos los rincones del planeta y, desafortunadamente, pocos son los sectores que ahora mismo no están padeciendo sus efectos, como es el caso de la industria veterinaria. Los veterinarios a consecuencia del confinamiento están sufriendo un gran impacto, se han cancelado un gran número de citas.


En España, el 62% de los centros veterinarios está sufriendo cancelaciones de citas, y el 72% de los centros veterinarios han sufrido un descenso de los ingresossegún datos de la compañía CM Research. “Además, el 40% de los veterinarios españoles considera que el centro tendrá que tomar medidas para la reducción de costos, aunque un 24% se muestra positivo y cree que las repercusiones serán solo a corto plazo. Asimismo, un 5% cree que la situación desembocará en el cierre del centro veterinario”, señala el presidente del Colegio de Veterinarios de Málaga, Antonio Villalba.


Por otra parte, Villalba asegura que los que más han notado la reducción de sus ingresos o incluso han dejado de trabajar son los que se dedican a équidos, como es el caso de los especialistas en fisioterapia equina. “Todos están siendo comprensivos con la situación, pero también esperarían una comprensión recíproca por parte de las instituciones”, señala Villalba.


En referencia a una respuesta por parte de las autoridades, la Confederación Empresarial Veterinaria Española (CEVE), patronal del sector veterinario, ha solicitado al Gobierno de España que exonere a las actividades veterinarias de las cuotas de la Seguridad Social y del IRPF durante un trimestre. Estas medidas, a criterio de CEVE, supondrían un desahogo clave que permitiría la conservación de un número de puestos de trabajo relevante en el sector.


FALTA DE VETERINARIOS EN EL COMITÉ TÉCNICO DEL CORONAVIRUS


Un tema que ha sorprendido a todos los veterinarios en esta crisis sanitaria es que no se haya contado con ellos a diferencia de países como Alemania, “llama la atención la falta de veterinarios en el Comité-Técnico Científico de seguimiento de la COVID-19 a nivel nacional. Afortunadamente, en comunidades autónomas como Andalucía y Castilla y León sí que han contado con nuestra profesión en este tipo de comités”, indica.


Villalba explica que cuando una enfermedad afecta al conjunto de una población, “debe ser abordada desde una perspectiva epidemiológica, con independencia de la especie animal. Y aquí los veterinarios tenemos experiencia desde 1924, cuando se constituyó La Organización Mundial de la Sanidad Animal (OIE)”.


“Los veterinarios españoles hemos logrado erradicar a lo largo de estos años una gran cantidad de enfermedades ayudados y apoyados por los ganaderos; es el caso de la rabia, peste porcina africana, durina, perineumonía infecciosa bovina, enfermedad de Aujeszky, enfermedad de Newcastle... ¿cómo lo hemos hecho? Apoyándonos en las herramientas para su control: La detección precoz y la aplicación de planes de contingencia adecuados”, resalta.


El experto recuerda la frase de Louis Pasteur, “el médico se ha ocupado históricamente de cuidar del hombre y el veterinario lo ha hecho de la humanidad”. En este sentido, reivindica que, los veterinarios como especialistas en Sanidad Animal, “debemos estar en los comités de seguimiento, prevención y control del coronavirus COVID-19, en el contexto de One Health (Una Salud)”.


A pesar de estar excluidos de la gestión de la crisis del coronavirus en el Gobierno central, en el día a día y durante el estado de alarma, como reconoce Villalba, los veterinarios continúan trabajando para garantizar el abastecimiento de alimentos seguros, la salud pública, la sanidad y el bienestar animal o investigando para hacer frete a la enfermedad. 

Archivo