Hoy día, las enfermedades animales que no se informaron anteriormente en Europa están en aumento y es esencial que se tomen medidas preventivas.

La vacunación “es vital para prevenir enfermedades y proteger la vida”

​La crisis sanitaria del coronavirus destaca, una vez más, la importancia de la vacunación. El 20 de abril se celebra el Día Mundial de la Vacunación Animal
|

Las circunstancias excepcionales en las que nos encontramos en este momento están destacando en términos inequívocos la importancia de los programas de vacunación efectivos, tanto en humanos como en animales.


Durante esta crisis sanitaria del coronavirus COVID-19, está destacando la unión que muestran los veterinarios para garantizar el continuo cuidado de los animales. Una unión que, hoy 20 de abril con motivo de la celebración del Día Mundial de Vacunación Animal, enfatizan más que nunca. Los veterinarios de animales de compañía, las asociaciones veterinarias y la industria de la salud animal en Europa resaltan la importancia del enfoque “prevenir es mejor que curar” para mejorar la gestión de la salud animal y una mayor implementación del concepto One Health, Una Salud.


La detención de enfermedades en los humanos mediante la prevención de la enfermedad en los animales es la base del concepto One Health, un enfoque de la salud pública que reconoce los vínculos entre los animales, las personas y el planeta.


Al identificar las amenazas de enfermedades lo antes posible, las autoridades de salud pueden tomar medidas preventivas, como la vacunación donde exista, controles de bioseguridad más estrictos en las granjas o en los mercados de alimentos, o campañas de sensibilización pública para los animales de compañía y el ganado.


El presidente de la Federación de Veterinarios de Europa (FVE), Rens van Dobbenburgh, comenta que “la vacunación es esencial. Previene, controla y erradica enfermedades tanto en animales como en personas. La vacunación veterinaria no es simplemente una herramienta clave para mejorar la salud y el bienestar de los animales, es una parte integral de los planes generales de salud contra las enfermedades infecciosas o como parte de los planes de respuesta rápida para prevenir la propagación de enfermedades infecciosas emergentes. Con la actividad comercial y de viajes globalizada de hoy y el cambio climático, las enfermedades animales que no se informaron anteriormente en Europa están en aumento y es esencial que se tomen medidas preventivas”.


Por su parte, Roxane Feller, secretaria general de AnimalhealthEurope declara que “la propagación de enfermedades animales, como la peste porcina africana, nos recuerda lo necesario que es continuar investigando soluciones para proteger a los animales contra las enfermedades. Los brotes de enfermedades animales no solo afectan a las poblaciones animales, sino que también tienen consecuencias en la producción de alimentos y en los medios de vida de los agricultores, a veces incluso en la salud humana. La vacunación ayuda a disminuir el sufrimiento de los animales, prevenir la transmisión a otros animales o personas y evitar pérdidas de producción”.


El presidente de la Federación Veterinaria de Animales de Compañía en Europa (Fecava), Denis Novak, señala que “el enfoque de es mejor prevenir que cura es particularmente importante en los animales de compañía. Estos son los animales que comparten nuestras vidas y nuestros hogares con nosotros. Su protección mediante la vacunación regular contra las enfermedades recomendadas es una parte clave de la tenencia responsable de mascotas. La vacunación garantiza que nuestras mascotas y quienes las rodean disfruten de un entorno libre de enfermedades, ofreciendo tranquilidad a los dueños de mascotas. Apoyamos plenamente el mensaje central de la Semana Europea de Inmunización de que la inmunización es vital para prevenir enfermedades y proteger la vida”.


VACUNAS NO OBLIGATORIAS EN ESPAÑA


La mayoría de los dueños de mascotas son conscientes de la importancia de las vacunas y siguen los consejos de los veterinarios. Pero la información errónea, las preocupaciones sobre los costes, la influencia no experta y el aumento de los llamados "tratamientos homeopáticos" son factores que contribuyen a disminuir las tasas de vacunación en muchos países europeos en los últimos años.


En España, todavía existen comunidades autónomas donde la vacuna antirrábica no es obligatoria, concretamente en Cataluña, Galicia, País Vasco y Asturias. En el caso asturiano solo tienen obligación de vacunarse un escaso 2% de perros considerados potencialmente peligrosos.


Si bien, en las últimas fechas hemos visto casos importados de rabia como el tristemente fallecido en el Hospital Universitario de Cruces de Barakaldo, Vizcaya, al que le fue diagnosticado la enfermedad de la rabia tras ser mordido el pasado verano por un gato en Marruecos.


Álvaro Mateos Amann, presidente del Consejo de Colegios Veterinarios del País Vasco, reconocía en declaraciones a Diario Veterinario que estamos libres de rabia, “pero no protegidos ante un más que probable contacto”.


Según la Alianza Global para el Control de la Rabia (GARC, por sus siglas en inglés), se estima que la rabia causa cada año 59.000 muertes a escala mundial. Se trata de una enfermedad muy grave que viaja por el sistema nervioso y que cuando llega al cerebro es mortal. Más del 95% de los casos humanos de rabia son ocasionados por la mordedura o el arañazo de perros o gatos infectados.


RECOMENDACIONES Y BENEFICIOS DE VACUNAR


La plataforma europea para el uso responsable de medicamentos en animales (Epruma) destaca cuatro beneficios, la prevención y erradicación de enfermedades infecciosas; detener la propagación de enfermedades infecciosas emergentes; reducir la necesidad de usar antibióticos y garantizar la salud pública.


Además, Epruma recomienda asegurar un adecuado programa de vacunación para las necesidades de los animales a través de un diálogo abierto con el veterinario; garantizar una correcta vacunación; mantener registros detallados de la vacunación, preferiblemente en formato digital, y monitorizar a los animales siempre después de vacunarlos.

Archivo