Según el estudio, existe una estrecha relación entre edad del animal y desarrollo de resorción dental, lo que apoya la teoría de que la edad es el principal factor de riesgo.

Estudian la prevalencia de la resorción dental en gatos españoles

Veterinarios de la Facultad Veterinaria de Zaragoza han realizado un estudio preliminar sobre la resorción dental en gatos del territorio español
|

En los gatos, las tres enfermedades orales más frecuentes son la enfermedad periodontal (EP), la resorción dental (TR), y la gingivoestomatitis crónica felina (FCGS). Ahora, un equipo de veterinarios del Departamento de Patología Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza ha estudiado una de ellas. Los expertos realizaron un estudio transversal sobre la prevalencia y distribución por diente de la TR en gatos residentes en España, que han sido publicados en ScienceDirect. Los datos preliminares fueron obtenidos de 59 animales adultos (27 hembras,32 machos) que fueron tratados en el Servicio de Odontología.


DESARROLLO Y MÉTODOS


La TR resulta de la destrucción de parte del tejido dental (cemento, dentina y esmalte) por acción de los odontoclastos. Esta destrucción del tejido produce una transparencia apreciable mediante radiografías que ha empleada como criterio objetivo para establecer el diagnóstico de enfermedad. Además de estas pruebas radiográficas, el diagnóstico se basó en una inspección visual y táctil. Los participantes en este estudio fueron seleccionados en base a su historial clínico. La falta de apetito, rechazo de alimentos, caída de los alimentos de la boca o dolor oral fueron los principales signos tenidos en cuenta en la elección, mientras que los animales con tumores, fracturas mandibulares o fracturas dentales de origen conocido, fueron excluidos del estudio. En cuanto a las características de los ejemplares, todos eran gatos de interior con edades comprendidas entre 1 y 16 años.


CONCLUSIONES


De la información recogida, se pudo concluir que, de los animales sometidos a este estudio, 39 de ellos (66%) eran positivos a la enfermedad. Asimismo, se constató que existía una estrecha relación entre la edad del animal y el desarrollo de TR, lo que apoya la ya documentada teoría de que la edad es el principal factor de riesgo. Así como la ocurrencia de la enfermedad era significativamente más habitual en caninos, molares y premolares, no se detectaron casos de TR en incisivos. 

Archivo