Cambios en la industria de alimentos para mascotas por el coronavirus

La pandemia de COVID-19 está provocando cambios en la industria del petfood debido a que muchos dueños de mascotas prefieren hacer sus compras por Internet
|

El panorama del comercio electrónico ha cambiado drásticamente a medida que muchos países han implementado órdenes de permanecer en el hogar y el cierre temporal de negocios "no esenciales" para evitar la propagación del coronavirus. Los consumidores no solo compran más en Internet, sino que sus comportamientos de compra también han cambiado notablemente.


La compañía Stackline ha estudiado las ventas de comercio electrónico en los EEUU durante el mes de marzo. Entre las categorías que más han crecido se encuentran los alimentos para mascotas.


Top

Clasificación de Stackline.


Esta metamorfosis repentina puede provocar cambios a largo plazo en las prácticas laborales de los fabricantes de alimentos para perros, gatos y otras mascotas. Otro informe de marzo realizado por Packaged Facts estimaron que el comercio electrónico de productos para mascotas, incluidas las ventas por Internet de minoristas en tiendas, aumentará un 10% hasta alcanzar los 13.500 millones de dólares en 2020. La pandemia de COVID-19 contribuyó a esa proyección. Los dueños de alimentos para mascotas pueden haberse abastecido en tiendas físicas antes de la cuarentena, pero cada vez más empiezan a realizar compras en Internet.


“La gente se siente más segura haciendo pedidos online, los tiempos se cumplen y se entregan en la puerta de su casa en lugar de salir de ella. Por lo tanto, podemos ver un cambio en el sector de alimentos para mascotas hacia Internet a medida que avanzamos el 2020”, afirma Maria Lange, vicepresidenta de estrategias para mascotas de la consultora Nielsen.


Los expertos señalan que muchas marcas de alimentos para mascotas tienen planes de capitalizar esa tendencia hacia el comercio minorista online. El 31% de las compañías de los encuestados afirman que pueden aumentar las inversiones futuras en ventas de comercio electrónico a través de minoristas en línea. Además, el 20% de las empresas pueden revisar el uso de las ventas o suscripciones en Internet directas al consumidor y la entrega a domicilio como resultado del coronavirus COVID-19.

Archivo