Decálogo de uso correcto de la mascarilla quirúrgica, tan utilizada en la actualidad por la crisis sanitaria del coronavirus COVID-19.

¿Cómo poner, usar y quitarse una mascarilla?

​Fernando Fariñas, doctor en en Medicina, Biología y Veterinaria, ha elaborado un decálogo de uso correcto de la mascarilla quirúrgica
|

El experto Fernando Fariñas, doctor en Medicina, Biología y Veterinaria, con grandes conocimientos en Infectología, Infectopatología e Inmunología Comparadas adquiridos principalmente en centros de reconocido prestigio internacional, actualmente dirigiendo el Instituto de Patología y Enfermedades Infecciosas de Málaga, ha querido ofrecer a la población un decálogo de uso correcto de la mascarilla quirúrgica, tan utilizada en la actualidad por la crisis sanitaria del coronavirus COVID-19.


En primer lugar, Fariñas recuerda la importancia de lavarse bien las manos con agua y jabón, o solución desinfectante, antes de ponérsela.


“Las mascarillas quirúrgicas filtran el aire que exhalamos hacia un paciente o persona de nuestro alrededor. También evita que gotas grandes de líquido (por ejemplo, saliva) entren en contacto con ellos”, explica.


El experto asegura que las mascarillas de tela no son efectivas, y pide cubrirse la boca y la nariz con la mascarilla “asegurándote de que no hay espacios entre tu cara y la mascarilla”.


En quinto lugar, recomienda cambiar de mascarilla “tan pronto como esté húmeda y no reutilices las mascarillas de un solo uso. Suelen ser efectivas durante 3 o 4 horas, después de humedecerse demasiado con tu aliento, pierden efectividad”.


Asimismo, señala que se debe evitar tocar la mascarilla mientras se usa, “sobre todo la zona frontal. Si lo haces, lávate las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón”.


Otro error es ponerla debajo de la nariz o de la boca, “y menos si la has tocado”.


Cuando llegue el momento de quitársela, Fariñas aconseja hacerlo por detrás, sin tocar la parte delantera y desecharla inmediatamente en un recipiente cerrado. Seguidamente, la persona debe lavarse las manos.


Por último, recuerda que la mejor forma para prevenir las infecciones, ya sean víricas o bacterianas, es seguir unas correctas medidas de higiene. “Así que, por favor, no te toques la cara, ojos, nariz y lávate las manos con frecuencia”, concluye el experto.

Archivo