Uno de los problemas de salud más comunes que afectan a los pastores alemanes es la displasia de cadera.

Avances para detectar la displasia de cadera en perros

La secuenciación del ADN de un pastor alemán ofrece una nueva herramienta para que los perros puedan ser examinados para detectar displasia de cadera y otras enfermedades con mucha más precisión
|

Los científicos han mapeado el genoma del pastor alemán, una de las razas caninas más populares del mundo, después de usar una muestra de sangre de un saludable pastor alemán de cinco años.


En un artículo publicado en la prestigiosa revista GigaScience, un equipo de investigadores de detalló la gigantesca tarea de desentrañar los 38 pares de cromosomas del perro para decodificar los 19.000 genes y 2.8 mil millones de pares de bases de ADN, utilizando tecnología avanzada de secuenciación genética.


El nuevo genoma no solo proporciona a la ciencia una instantánea biológica más completa de la especie canina (Canis lupus familiaris) en general, sino que también ofrece una referencia para futuros estudios de las enfermedades típicas que afectan a esta raza.


El profesor de Ciencias de la Universidad de Sydney, Bill Ballard, asegura que los pastores alemanes son opciones populares en el hogar y en el lugar de trabajo debido a su inteligencia natural, temperamento equilibrado y naturaleza protectora. “Pero después de más de un siglo de reproducción de las características físicas deseadas, son particularmente vulnerables a las enfermedades genéticas”, añade.


“Uno de los problemas de salud más comunes que afectan a los pastores alemanes es la displasia de cadera, una condición dolorosa que puede restringir su movilidad”, comenta Ballard.


“Ahora que tenemos el genoma, podemos determinar mucho antes si es probable que el perro desarrolle la afección. Y con el tiempo, nos permitirá desarrollar un programa de reproducción para reducir la displasia de cadera en las generaciones futuras”, señala.


La perra del estudio, Nala, fue seleccionada porque estaba libre de todas las enfermedades genéticas conocidas, incluido ningún signo de displasia de cadera.


Nala no es el primer perro doméstico que proporciona una muestra para el mapeo del genoma del perro. En 2003, un caniche llamado Shadow proporcionó una muestra que resultó en un genoma completo en un 80%, seguido dos años después por el primer mapeo completo del genoma de 'Tasha', una boxer.


Pero en la década y media desde entonces, la tecnología ha mejorado enormemente hasta el punto de que la cantidad de brechas, o regiones de bases de ADN que son ilegibles, ha disminuido drásticamente, lo que hace que el mapeo de los genes de Nala sea el más completo hasta ahora.


"La mayor diferencia entre el mapeo actual y el 2005 es que ahora usamos secuenciación de lectura larga", indica Ballard. “El genoma del boxer se creó con la secuenciación 'Sanger', que puede leer alrededor de 1.000 bases de longitud a la vez, mientras que la tecnología que está disponible hoy en día, la secuenciación Next Generation, puede leer hasta 15.000 bases”.

Archivo