Fernando Simón, médico epidemiólogo y director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad.

Indignación entre los veterinarios por la respuesta de Fernando Simón

​Fesvet recoge la indignación del colectivo veterinario y manifiesta su preocupación por el desconocimiento que tiene el Ministerio de Sanidad de las facultades y conocimientos de la Veterinaria
|

La Federación Estatal de Sindicatos Veterinarios (Fesvet) ha mostrado su "profunda decepción" ante la respuesta que ha dado Fernando Simón, médico epidemiólogo y director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, a la pregunta sobre por qué no hay veterinarios en el comité de expertos del coronavirus.


Respuesta de Fernando Simón.


“Mostramos nuestra más absoluta indignación por el incomprensible desconocimiento de la potencialidad y capacidad de la profesión veterinaria para el control ambiental de los agentes biológicos responsables de esta y otras zoonosis y para la prevención en toda la cadena alimentaria”, señalan desde Fesvet.


Una decepción que ya fue trasladada por el propio presidente de la Organización Colegial Veterinaria (OCV), Luis Alberto Calvo, en una carta a Salvador Illa, ministro de Sanidad.


Los veterinarios se sienten frustrados porque el Ministerio de Sanidad, “una vez más, no cuente con una profesión sanitaria básica en la cartera de servicios de salud pública, a la que se la tiene marginada y desarraigada del Sistema Nacional de Salud y con la que no cuentan para participar en ningún comité técnico-científico ni en ningún otro equipo de respuesta rápida porque desconocen sus capacidades, conocimientos y aptitudes en una situación de crisis sanitaria de plena interacción animal-hombre-medio ambiente”, denuncian.


Así, aseguran que el no haber contado con la profesión veterinaria ha provocado perder una magnífica oportunidad para evitar muchísimos contagios y menguar el colapso del sistema sanitario. “Con ello, probablemente estaremos cargando un considerable número de afectados por el COVID-19 a las espaldas que podríamos haber evitado si hubieran contado con la profesión veterinaria desde el principio”, indican.


Desde Fesvet apuntan que “esa respuesta viene a corroborar una vez más la debilidad del Sistema Nacional de Salud en su capacidad de prevención de enfermedades infecciosas de agentes biológicos de origen animal y transmisión ambiental, además de humano a humano”.


Por último, manifiestan que se le ha robado a la sociedad la capacidad de utilizar una gran herramienta que tiene y que infrautiliza. “El capital de conocimientos científicos que atesora la veterinaria está siendo malgastado por el Ministerio de Sanidad por no saber encajar adecuadamente a la profesión veterinaria en el Sistema Nacional de Salud y en todos y cada uno de los Sistemas y Servicios de Salud Autonómicos”, concluyen.

Archivo