Fulgencio Fernández Buendía, presidente del Colegio de Veterinarios de Murcia.

La profesión veterinaria frente al COVID-19

Fulgencio Fernández Buendía, presidente del Colegio de Veterinarios de Murcia
|

Se le atribuye a Louis Pasteur la frase: “El médico se ha ocupado históricamente de cuidar del hombre y el veterinario lo ha hecho de la humanidad”. Ya atisbaba en el siglo diecinueve la gran labor del veterinario a la hora de luchar contra enfermedades zoonóticas que se podían convertir en epidemias e incluso pandemias.


Al veterinario a lo largo de los tiempos se le ha encomendado, por su formación curricular, la responsabilidad de liderar la lucha e erradicación de enfermedades epizoóticas y zoonóticas de gran importancia sanitaria tanto por su propagación, clínica y desenlace, y por su repercusión económica.


Una epizootia es una enfermedad contagiosa que ataca a un número elevado e inusual de animales al mismo tiempo y lugar y se propaga con rapidez. Su término equivalente en medicina es epidemia. Ejemplo de ellas encontramos la fiebre aftosa o glosopeda y las pestes porcinas y equina.


La zoonosis se diferencia de la epizootia en que se transmite de forma natural de los animales al ser humano, y viceversa. Las más conocidas son encefalopatía espongiforme bovina (vacas locas), ébola, gripe aviar, rabia, brucelosis, tuberculosis, carbunco, listeriosis salmonelosis, triquinosis. leishmaniosis o SARS y su variante del COVID-19.


La importancia de combatir zoonosis como COVID-19 es vital. De aproximadamente 1.415 patógenos humanos conocidos en el mundo, el 61% son zoonóticos y un 75% de las enfermedades humanas emergentes son de origen animal, al igual que el 80% de los agentes patógenos susceptibles de ser utilizados en bioterrorismo. Todas ellas tienen relación directa con las actividades de la salud pública veterinaria.


Esta experiencia y labor preventiva que tiene nuestra profesión, lamentablemente no tiene la misma visibilidad social y política que la labor encomiable de la sanidad asistencial como está ocurriendo con la pandemia que nos ocupa.


A tenor de esta reflexión, recientemente el Director General de la FAO ha pedido la incorporación de veterinarios, como especialistas en sanidad animal, en la prevención y control del COVID-19, en el contexto de One Health (Una Salud).


Somos una profesión sanitaria. No formaremos parte de forma notoria de los equipos responsables del control de COVID-19, pero seguimos trabajando velando por la salud de todos, de la forma que nos han enseñado: la prevención. Y dice el sabio refrán: más vale prevenir que curar. Los políticos y gestores de las distintas administraciones han de aprender de este desastre y tienen que invertir en equipos y recursos humanos para prevenir crisis sanitarias como ésta, de consecuencias impredecibles. Y entender que la salud es una, que aglutina a la salud humana, la sanidad animal, el medio ambiente y el bienestar del hombre y de los animales.


¿DÓNDE ESTAMOS LOS VETERINARIOS DURANTE LA PANDEMIA?


En España hay casi 40.000 veterinarios y en Murcia somos más de 1.000. En el día a día, y más concretamente frente a la pandemia y durante el estado de alarma, nos encontraréis haciendo lo que se nos da mejor, trabajar para: garantizar el abastecimiento de alimentos, la salud pública, la sanidad y el bienestar animal o investigar para hacer frente al COVID-19.


Estamos en el sector primario, ganadería y acuicultura, para proporcionar a la población alimentos seguros. Velando por la salud, la correcta alimentación y el bienestar de los animales, mejorando sus producciones para hacerlas seguras, rentables y sostenibles.


En el resto de la cadena alimentaria protegiendo la seguridad de los alimentos mediante la inspección y control sanitario en mataderos, industrias alimentarias y establecimientos de venta al consumidor final, como comercios minoristas y restauración colectiva.


Nos hallarás previniendo, controlando y erradicando la aparición de enfermedades zoonóticas. Pero donde más nos identificáis es en los centros clínicos veterinarios cuidando la salud de las mascotas, previniendo sus enfermedades y curando sus patologías. Establecimientos a los que debiéramos considerar como verdaderos centros de atención primaria formando parte de una autentica red de vigilancia epidemiológica.


También nos encontrarás en medicina y cirugía de animales de deporte y ocio, en laboratorios de análisis y en centros de investigación: para encontrar, entre otras, la vacuna contra el COVID-19. Sin olvidar nuestra presencia en el control aduanero y puestos de Inspección fronteriza, en la gestión y recuperación de fauna silvestre, y en la protección del medio ambiente.


Compromiso histórico que se refleja en el escudo de esta profesión milenaria donde consta el lema y máxima “Higia pecoris, salus populi” (la higiene de los animales es la salud humana).


Como se ha podido comprobar somos una profesión sanitaria y que nuestra vocación nos hace arriesgar nuestra salud para garantizar la salud de todos. Por ello solicito que amplíen los aplausos a estos magníficos sanitarios: los veterinarios.


Cuídense mucho, cumplan las recomendaciones. Todos juntos venceremos al COVID-19.

Archivo