Los expertos señalan que el contacto con ellos reduce el estrés, baja la presión sanguínea y mejora la calidad de vida de personas con enfermedades cardiovasculares.

Juegos mentales, opción para entretener a las mascotas en casa

Los juegos relacionados con la actividad mental evitan que perros y gatos se estresen al permanecer más tiempo en casa durante la crisis sanitaria por la COVID-19
|

Para evitar que perros y gatos se estresen al permanecer más tiempo en casa durante la crisis sanitaria por la COVID-19, una opción es idear juegos interactivos relacionados con su actividad mental, como enseñarles trucos o entrenarlos, afirma Ylenia Márquez, responsable del área de Urgencias y Terapia Intensiva del Hospital Veterinario de la Universidad de México.


“Se les pueden enseñar algunos trucos, darles órdenes como: sentarse, echarse, quedarse quieto, o en las que pongan en juego su olfato. Hay muchos tutoriales en Internet, pueden hacer uso de ellos y pasar buenos momentos”, señala.


Los gatos también son susceptibles a los cambios de hábitos y rutina, y pueden ser entrenados. “Quizá están acostumbrados a que nos vamos y los dejamos en casa, pero al estar allí todo el día, se sienten invadidos y pueden estresarse”, detalla.


Una alternativa es generar actividades con las que pasen buenos momentos y ayudar a disminuir el estrés ocasionado por el encierro. “El contacto con los animales reduce los niveles de hormonas asociadas al estrés, baja la presión sanguínea y en general mejora la calidad de vida de quienes sufren enfermedades cardiovasculares. Podemos acariciarlos y cepillarles el pelo”, sugiere Márquez, especialista en medicina y cirugía de perros y gatos.


Llama a estar atentos a los cambios de comportamiento de las mascotas, pues pueden ser signos de estrés; por ejemplo, que quieran morder o arañar, que se escondan en un lugar y no quiera salir a comer, orinar o defecar.


“A los animales de compañía los puede estresar un niño inquieto, que sea brusco con sus movimientos o manipulaciones; inmediatamente vamos a ver que huyen de él para esconderse. Hay que tener cuidado, alejar al pequeño para que no sea lastimado, dejar que se tranquilice el animal y explicarle al pequeño lo que está sucediendo y que debe modificar su comportamiento. Como adultos debemos supervisar esas interacciones, y si hay dudas sobre su comportamiento, llamar al médico veterinario y pedir asesoría”, recomienda.


SIN RIESGO PARA LA SALUD DE LAS PERSONAS


La Organización Mundial de la Salud, la Asociación Americana de Medicina Veterinaria, la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales y otros organismos internacionales han determinado que los perros y gatos no representan un riesgo relacionado con la COVID-19.


“No se ha demostrado una infección, que el virus ingrese y genere una respuesta en su sistema inmune, que se enfermen o presenten signos asociados con la COVID-19, o que sean un factor de transmisión; tampoco se ha encontrado una relación entre contagios y presencia o convivencia con perros o gatos”, asevera la experta.


Finalmente, aclara que la familia de coronavirus es muy amplia y los perros y gatos tienen padecimientos causados por algunos de ellos, que son como “primos” del SARS-Cov-2, pero ninguno de éstos puede generar alguna enfermedad en seres humanos.

Archivo