El gato lleva unos 10.000 años acompañando al ser humano y, en este momento, hay más de 500 millones viviendo en los hogares de todo el mundo.

Identificación, vacunación y esterilización, los tres “pies” del gato

​El 20 de febrero se celebra el Día Internacional del Gato
|

El gato lleva unos 10.000 años acompañando al ser humano y, en este momento, hay más de 500 millones viviendo en los hogares de todo el mundo. “En Canarias hay alrededor de 40.000 gatos censados, de los que unos 15.000 viven en Tenerife, unas cifras que son solo aproximadas por la falta de control sobre los gatos domésticos y la existencia de colonias de gatos más o menos asilvestrados. Muchos pululan alrededor de edificios, bares y restaurantes que les sostienen desde el punto de vista alimenticio pero no desde la sanidad ni el control del número. Por ese motivo, es fundamental que nos mentalicemos de que es imprescindible que todos los gatos estén identificados con un microchip exactamente igual que en el caso de los perros”, explica María Luisa Fernández Miguel, presidenta del Colegio Oficial de Veterinarios de Santa Cruz de Tenerife.


Los seres humanos tendemos a humanizar los comportamientos animales y a veces parece que nos cuesta entender que los animales se mueven por instintos. “En teoría, una gata sale en celo entre tres y cuatro veces al año, pero variará dependiendo de si hay machos cerca, de la raza, de la temperatura… son lo que se denomina poliéstricas estacionales, es decir, enlazan un celo con otro, ligado el comportamiento a las horas de luz. Lo relevante es que una pareja de gatos podría tener tres o cuatro camadas anuales con una media de seis gatitos cada una”, explica la presidenta de los veterinarios tinerfeños. 


Si extrapolamos estos datos, en diez años esa pareja de gatos podría tener hasta 50 millones de descendientes. Esta circunstancia debería ser suficiente para ponernos en el camino de la esterilización, “pero es que a la sobrepoblación y los problemas que ella conlleva debemos sumar el estrés que sufren los animales no esterilizados. Los machos marcan sin parar el territorio tan pronto alcanzan la pubertad, se pelean con otros gatos, recorren kilómetros y kilómetros en casa buscando una compañera sexual y las gatas entran en celo con comportamientos como rodar por el suelo, maullar continuamente, dejar de comer”. Si no logran aparearse ellos sufrirán enfermedades infecciosas y en ellas aparecerán quistes, tumores mamarios o infección de útero.


“Por el contrario, los animales esterilizados tendrán un estilo de vida más tranquilo y saludable y alcanzarán una edad más avanzada con salud”, explica María Luis Fernández para quien otro tema importante es la vacunación. “Es importante que sepamos que los felinos domésticos tienen un calendario de vacunaciones que empieza a los dos meses de vida coincidiendo con el destete, aunque lo más indicado es contar con el consejo del veterinario que nos indicará que el gatito no debe salir al exterior ni interactuar con otros gatos hasta que no esté correctamente vacunado y tengamos seguro su nivel de defensas”.


Las vacunaciones anuales son muy importantes para todos los gatos, salgan o no de casa pero especialmente para los que salen e interactúan con otros animales. “En el caso de la  vacuna de la rabia: a algunos puede parecerles innecesaria por considerar que la rabia está erradicada en España, pero vivimos a un paso de Marruecos, donde, al igual que en el resto de Africa, la rabia es endémica y además los barcos van y vienen, estamos en un mundo globalizado para bien y para mal por lo que debemos estar alerta y prevenir con las vacunas, especialmente la de la rabia por tratarse de una enfermedad que se transmite a los humanos y que suele ser mortal”.

Archivo