​La veterinaria Karen Park, residente de cirugía, realizó una neurocirugía en el hospital veterinario de UC Davis que permitió que Barley volviera a caminar.

Veterinarios ayudan a un perro con parálisis a caminar de nuevo

Barley, un bulldog francés macho de 3 años, se lastimó gravemente mientras saltaba del sofá, dejándolo paralítico en las patas traseras
|

Barley, un bulldog francés macho de 3 años, se lastimó gravemente mientras saltaba del sofá, dejándolo paralítico en las patas traseras. Inmediatamente, su dueño Rob Beasom llamó a su veterinario y lo llevó al hospital veterinario de UC Davis.


A la llegada de Barley a UC Davis, los especialistas en cuidados críticos en la sala de emergencias consultaron con el Servicio de Neurología y Neurocirugía, ya que la parálisis aguda de Barley ciertamente involucraba un problema en la columna vertebral.


El examen de los neurólogos mostró que el perro tenía dolor en la región lumbar, consistente con una lesión que afecta la médula espinal en la región entre la tercera vértebra torácica y la tercera vértebra lumbar. El equipo de atención de Barley solicitó la ayuda del Servicio de Diagnóstico por Imágenes con la esperanza de que una tomografía computarizada identificara el área exacta de su lesión. El escaneo hizo exactamente eso, revelando una hernia de disco en L3-L4. La imagen también mostró evidencia de enfermedad del disco intervertebral (IVDD) que estaba causando degeneración en múltiples sitios del disco.


El equipo de atención de Barley confiaba en que podrían corregir sus problemas inmediatos con la cirugía, pero su IVDD es una enfermedad degenerativa que podría continuar causando problemas de compresión de la médula espinal en el futuro. La IVDD afecta los discos de cartílago entre las vértebras, que normalmente actúan como un colchón entre cada vértebra. A medida que el disco se mineraliza o calcifica con el tiempo, el material del disco anormal en el centro se hernia y se extruye hacia la médula espinal. Esto produce compresión, hematomas y, a veces, sangrado alrededor de la médula espinal y signos neurológicos posteriores, como que Barley no puede mover las patas traseras.


El equipo de veterinarios realizó una cirugía de hemilaminectomía que alivió la compresión de la columna vertebral del animal. Durante el procedimiento, los cirujanos abrieron una "ventana" en la porción laminar de las vértebras. Este procedimiento preservó la integridad estructural de la columna vertebral, pero permitió a los cirujanos acceder para limpiar el área del disco que herniaba contra la columna vertebral. Una vez que se limpiaron los escombros, la columna vertebral de Barley ya no se comprimió, lo que permitió que la médula espinal y los nervios de las patas traseras se curaran y finalmente funcionaran correctamente nuevamente.


Los veterinarios también realizaron un procedimiento llamado fenestración en los espacios discales cercanos para eliminar el material anormal del disco que está en riesgo de una futura hernia. Si bien esto no evitará por completo la futura hernia discal, puede reducir el riesgo.


Barley se recuperó bien de su cirugía con buena función motora en ambas extremidades posteriores después de tres días de hospitalización. Si bien la mayor parte de la recuperación de Barley ocurrirá en los primeros dos o tres meses, la médula espinal puede tardar hasta seis a nueve meses en sanar completamente de una lesión.

Archivo