Insisten en la necesidad de disponer de un plan de bioseguridad para cada granja para evitar la propagación de la peste porcina africana.

Expertos ven necesario contar con un plan de bioseguridad específico en granjas

Recomiendan formar adecuadamente a los trabajadores en medidas relacionadas con la ducha, lavado de ropa y calzado, además de un cerrado perimetral y la prohibición de entrada de cualquier producto cárnico en las granjas
|

El profesor Derald J. Holtkamp, Iowa State University College of Veterinary Medicine, ha insistido en la necesidad de disponer de un plan de bioseguridad adaptado a cada granja para evitar la propagación de la peste porcina africana (PPA).


Mediante el análisis de sus vulnerabilidades, el experto recomendó disponer de un plan de prevención adaptado al riesgo de la explotación. "El interés de la bioseguridad ha incrementado en España debido a la amenaza de la PPA, pero es necesario que las granjas tomen medidas específicas", aseguró durante la celebración de la 2ª Jornada de inmersión estratégica INNOVACC celebrada en Vic.


Holtkamp destacó la necesidad de formar adecuadamente a los trabajadores con medidas de bioseguridad óptimas relacionadas con la ducha y el lavado de ropa y calzado. El experto también resaltó otras vías de transmisión de la enfermedad, como las garrapatas, el cerrado perimetral con sistema de vigilancia y la prohibición de la entrada de cualquier producto cárnico en las granjas.


Sobre la importancia de la bioseguridad en las granjas también habló Alberto Allepuz (CRESA) quien explicó un estudio realizado en Argentina donde los resultados constataron que las granjas que tenían más riesgo de diseminar las enfermedades sólo eran un 5%, pero que en cambio suponían el 90% del riesgo de propagación.


Otro tema de interés que también se trató durante el encuentro fue el impacto que generan en el sector las campañas animalistas contrarias al sacrificio de animales y el consumo de la carne. Alberto Herranz (Interporc) afirmó que este tipo de acciones son una amenaza para las zonas rurales, donde cada vez viven menos personas, y por la imagen que se genera del sector a la población en general.


Según Herranz, desde Interporc se está intentando apostar por mejorar la imagen del sector, sobre todo en temas de bienestar y medio ambiente, mediante una comunicación efectiva y transparente. El experto aseguró que el bienestar animal tiene un peso importante en el consumidor, ya que 4 de cada 10 personas pueden cambiar sus hábitos de consumo según el bienestar animal de la carne que compran.

Archivo