Oruga procesionaria.

Alertan de la presencia de la procesionaria, puede causar la muerte en perros

​“Si tu perro o gato entra en contacto con estas orugas acude de forma inmediata al veterinario, el veneno de la procesionaria puede ocasionar severos problemas e incluso la muerte”, advierten desde el Colegio de Veterinarios de Cáceres
|

El Colegio de Veterinarios de Cáceres ha alertado de la presencia de la procesionaria del pino, una oruga especialmente peligrosa para las mascotas por el veneno que hay en sus pelos y que utiliza como defensa. “Si tu perro o gato entra en contacto con estas orugas acude de forma inmediata al veterinario, el veneno de la procesionaria puede ocasionar severos problemas e incluso la muerte”, advierten desde la institución colegial.


La oruga procesionaria presenta una particularidad que la convierte en una especie peligrosa para personas y animales: poseen más de 500.000 pelos o tricomas urticantes y alérgenos que, en contacto con la piel producen sarpullidos, erupciones en el cuello, brazos, piernas y torso, irritación de ojos (conjuntivitis) e incluso problemas respiratorios que pueden alargarse durante varias semanas.


Así, los veterinarios apuntan que ya se han puesto en marcha medidas para solventar o al menos aliviar el problema de las procesionarias. “Como los tratamientos químicos para erradicarla están restringidos por ley, se está procediendo a quitar manualmente los nidos visibles con una plataforma de poda que permite subir hasta las copas de los árboles”, explican.


“Hasta ayer se habían limpiado más de 200 árboles en la ciudad con una media de 15 nidos de procesionarias por cada árbol en una campaña que aún no ha terminado, por lo que durante las próximas semanas se seguirá con este trabajo por parte de profesionales”, apuntan.


Procesionaria


Asimismo, recomiendan que en el caso del animal entre en contacto con la procesionaria, “lavar la zona afectada del perro sin frotar con agua caliente, vinagre o jabón, para desactivar la toxina y luego acudir al veterinario o veterinaria. Pero si no estás cerca de un veterinario, la mejor manera de reducir las consecuencias del veneno es lavar con agua, vinagre o jabón la zona afectada de tu mascota, no olvides protegerte a ti mismo con guantes y gafas, los pelos de la procesionaria también son urticantes para el ser humano, y después acude al veterinario lo antes posible”.


NIÑOS Y PERROS, SUS PRINCIPALES VÍCTIMAS


Los pelillos urticantes de la procesionaria poseen un color anaranjado y amarillento que llama mucho la atención. Además, las largas hileras que forman, parecidas a una procesión (de ahí su nombre), hacen que no pasen inadvertidas y sean muy visibles.


Precisamente esto es lo que las hace atractivas a la vista tanto de los niños como de las mascotas, especialmente de los perros.


Por este motivo, los expertos recuerdan la importancia de “prestar especial atención a parques y jardines o zonas de recreo ya que un mínimo contacto con esta especie puede generar desde dermatitis a lesiones oculares, pasando por urticarias y reacciones alérgicas”. Esto es debido porque, en caso contacto directo con la oruga, su pelo se clava en la piel liberando un producto tóxico que provoca la liberación de histamina en la persona afectada y, consecuentemente, la reacción alérgica.


En el caso de las mascotas, especialmente a los perros, a quienes puede llegar incluso a ocasionar la muerte. Los síntomas del contacto con la oruga que los perros pueden manifestar son inflamación del hocico y cabeza, picores intensos en las partes afectadas y abundante salivación. En caso de que se lleguen a comérselas, la ingestión del tóxico que lleva el insecto puede provocar la necrosis de lengua y garganta y a consecuencia de ello, la muerte del animal.

Archivo