Los veterinarios calculan que se necesitarán unos tres meses de planificación del viaje.

El problema del Brexit para las mascotas

​Si hubiera un "Brexit" sin acuerdo el Reino Unido pasaría a ser considerado "un tercer país, como Rusia o Marruecos", así que los requisitos para viajar con mascotas serían más duros
|

Belle, una buldog francés, y Lola, una perrita de raza mestiza, no han oído hablar nunca del "Brexit" pero, en función de lo que pase, puede que les afecte; las mascotas de miles de británicos que residen en España también sufrirán los efectos de la salida del Reino Unido de la UE.


Ambas son "pacientes" de Pablo Gozalo en su clínica veterinaria de San Luis de Sabinillas (Málaga) que, por su cercanía con Gibraltar y zonas de playa y golf, cuenta con un 39,97% de población extranjera, en su mayoría británica.


"Los británicos, por norma general, tienen animales de compañía, y más de uno. No sabría decir cuántos, pero ahora mismo hay un gran número de animales pendientes de qué pasa con el Brexit", explica Gozalo a EFE.


En su clínica atiende a las mascotas de las familias y ciudadanos británicos que residen en el área, todos ellos preocupados por el "petxit" (de pet -mascota- y exit -salida-) porque, como explica el veterinario, los británicos consideran a sus mascotas "un miembro más de su familia".


ADIÓS A LA LIBERTAD DE MOVIMIENTO


Ahora, si Belle o Lola quieren pasar unos días en el Reino Unido van a ver a Pablo y cumplen el sencillo trámite que las mascotas residentes en España deben pasar antes de viajar a las islas: haber visitado a un veterinario, verificar que tienen más de tres meses, estar identificadas con un chip, tener pasaporte en regla y las vacunas al día.


Gozalo dice que es un mero trámite y el animal puede viajar casi de un día para otro, pero si hubiera un "Brexit" sin acuerdo el Reino Unido pasaría a ser considerado "un tercer país, como Rusia o Marruecos", así que los requisitos serían diferentes.


Analíticas certificadas para probar la eficacia de las vacunas, limitación de los posibles puntos de entrada al país con control veterinario, e incluso cuarentenas o devoluciones al país de procedencia; el Ministerio de Agricultura ya ha alertado de ello.


"En definitiva más trámites, más tiempo, más dinero, un proceso más complicado, un poco parecido a las personas. Nosotros para ir a la UE no necesitamos nada salvo el DNI, pero para ir a otros países, pues puede que necesitemos un pasaporte, una visa u otra serie de permisos", explica Gozalo.


El veterinario calcula que se necesitarán unos tres meses de planificación del viaje, al menos la primera vez que se haga, y siempre que después haya un mantenimiento de los requisitos. "Imposible no va a ser", subraya.


El asunto del "petxit" fue esgrimido desde el principio por el negociador comunitario para la salida del Reino Unido de la Unión, el francés Michel Barnier, para dar idea de la complejidad del proceso general, al destacar que son unos 250.000 perros y gatos con pasaporte británico los que se mueven anualmente por Europa gracias a la "libertad de movimientos" que les otorga el ser miembros de la Unión Europea.


PREOCUPACIÓN TAMBIÉN ENTRE LOS DUEÑOS


Pero, además de Belle y Lola, sus dueñas también están preocupadas, así como el propio veterinario que teme que, si hubiese problemas para entrar y salir de Gibraltar, tendría que prescindir de la mitad del personal.


"Nos afectaría muchísimo", señala Gozalo, porque el 80% de sus clientes son británicos, muchos de ellos personas que trabajan en Gibraltar y viven en localidades españolas aledañas como Sabinillas, donde la vivienda es más barata y los espacios más amplios.


Una de sus clientas es Trulove Louise, llegó a España hace 14 años con un perro y ahora tiene tres y tres gatos. "Si tengo que volver a UK no va a ser muy fácil", bromea.


"Apenas vuelvo a mi país. Toda mi familia viene aquí, cuando vives en un lugar tan bonito todo el mundo quiere venir a verte. Mi casa es como un hotel, especialmente en verano", explica.


Para ella "desde donde lo mires, el "Brexit" es un desastre, es malo para todo el mundo", una decisión que se tomó "para tirar una piedra al Gobierno", basada en "mentiras" sobre la inmigración que alimentaron "odio y xenofobia" en una población que "por generaciones ha tenido un imperio, que ya no existe".


Ella también teme que el "Brexit" afecte a su negocio, una consulta de medicina estética en Gibraltar cuyas clientas van al quirófano a Marbella y, por ello, necesita un paso fronterizo ágil. 

Archivo