Para Pedersen, la razón más importante para evitar este uso inadecuado de GS-441524 es el problema de la resistencia a los medicamentos.

Advierten del uso inapropiado de un antiviral para eliminar el coronavirus entérico felino

​El veterinario Niels Pedersen de la Universidad de California, Davis, explica en un artículo el uso inapropiado de GS-441524 al intentar eliminar el coronavirus entérico felino (FECV, por sus siglas en inglés) de gatos sanos
|

Pedersen señala que Mutian, la primera compañía china en vender GS-441524 en el mercado negro, ha anunciado recientemente que el uso de su formulación oral detendrá el desprendimiento fecal de coronavirus felino (FECV) en gatos sanos. El experto asegura que ciertos investigadores veterinarios también apuestan por este enfoque. “La razón es prevenir la aparición del virus mutante causante de FIP (FIPV) y así prevenirlo. Aunque este enfoque es atractivo a simple vista, es un uso muy equivocado de GS-441524 en gatos. Hasta este momento, GS-441524 sólo se ha recomendado para el tratamiento de gatos que padecen FIP. Los problemas con este enfoque son muchos”, advierte.


El veterinario continúa explicando que Mutian afirma en su publicidad que FECV puede eliminarse fácilmente usando un simple tratamiento con su formulación oral de GS-441524. “Sin embargo, no mencionan la investigación, si la hubo, que condujo a este enfoque. No hay investigaciones publicadas en este momento que demuestren si la eliminación crónica de FECV por gatos sanos, que puede ser el 40% o más de los individuos en cualquier población de múltiples gatos, puede curarse permanentemente”.


Así, argumenta que la infección por FECV que surge natural ocurre inicialmente en gatitos y no está asociada con ningún signo de enfermedad notable. “La diseminación dura semanas, meses y en algunos casos indefinidamente, pero en la mayoría de los gatos, finalmente cesará a medida que se desarrolle la inmunidad. Sin embargo, una vez que se produce la inmunidad y se detiene el desprendimiento, los niveles de anticuerpos disminuyen y los gatos volverán a ser susceptibles a la infección. Este ciclo de infecciones primarias y secundarias ocurrirá en muchos gatos a lo largo de sus vidas. Es muy poco probable que el tratamiento con GS-441524 conduzca a una inmunidad más permanente que la que se ve en la naturaleza”.


Además, señala que “FECV sobrevive hasta 2 semanas en el medio ambiente y la transmisión a través de fómites ha sido bien documentada. Por lo tanto, incluso si los excretores de FECV pueden curarse, el virus volverá fácilmente a la población. Esto también se ha documentado a partir de experiencias en gatas aisladas y destete temprano de sus gatitos, una estrategia similar para prevenir la infección por FECV”.


“A pesar de que nuestro conocimiento actual de la infección por FECV pone en tela de juicio este enfoque, hay razones, y quizás aún más convincentes, para no tratar a los gatos sanos con GS-441525 o cualquier otro antiviral en el futuro. Es poco probable que el desprendimiento de FECV pueda ser interrumpido por un período de tiempo con un solo tratamiento como se insinuó, y sin duda requerirá un período más largo. Esto será extremadamente costoso cuando se aplique a una gran cantidad de gatos en un criadero, refugio o hogar de acogida”.


Para Pedersen, la razón más importante para evitar este uso inadecuado es el problema de la resistencia a los medicamentos. “Ya sabemos que algunos gatos con FIP adquirido de manera natural están infectados con una o más cepas de FIPV resistentes a GS-441524. Nuestro estudio en 31 gatos encontró que uno estaba infectado con un virus que era muy resistente. También hay investigaciones de laboratorio que confirman la facilidad por la cual la resistencia puede ser inducida en cultivos celulares”.


“No hay duda de que el uso generalizado de medicamentos como GS-441524 en grandes poblaciones de gatos sanos conducirá a una selección positiva de cepas de FECV que sean resistentes a los medicamentos, parcial o completamente. Esta resistencia también se verá en mutaciones causantes de FIP (FIPV) de FECV, lo que hace que sea imposible usar GS-441524 en más y más gatos con FIP. Desafortunadamente, la medicina veterinaria no tiene los recursos de la medicina humana, o los presupuestos para descubrir, investigar y obtener la aprobación de más y más medicamentos simplemente para evitar la resistencia a los medicamentos”.


Por último, el veterinario pide a los dueños de gatos e investigadores que rechacen esta forma de uso de medicamentos antivirales. “No puedo hacer nada con los ambiciosos fabricantes de medicamentos que ponen las ganancias por encima de la ciencia, el sentido común y las preocupaciones de los dueños de gatos que sufren FIP ahora o en el futuro. Hay un dicho común: el hecho de que podamos hacerlo no significa que debamos hacerlo".

Archivo